Solo se contabilizan los casos COVID-19 en personas de más de 60 años

personas de más de 60 años

Test / Gobierno de Canarias

Intersindical Canaria denuncia que se han dejado de realizar pruebas y de contabilizar los casos, excepto en personas de más de 60 años

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, siguiendo los nuevos indicadores recogidos en la Estrategia de Vigilancia y Control de la COVID-19, consensuada por el Ministerio de Sanidad con las comunidades autónomas, informa de que desde la última actualización de datos el pasado martes se han registrado en el Archipiélago 473 nuevos positivos en COVID-19 entre personas de más de 60 años, que es el grupo de población al que se le hace seguimiento tras pasar la fase aguda de la pandemia.

Según el Gobierno regional, el acumulado de casos de coronavirus entre este colectivo asciende en Canarias a 70.574 personas. Así, la Incidencia Acumulada para este grupo etario a 14 días se sitúa en los 778,30 casos por 100.000 habitantes y a los 7 días en los 332,32.

Actualmente, en el Archipiélago hay 255 personas ingresadas con coronavirus, de las que 13 están en UCI y el resto, 242, en planta. Por otro lado, Canarias registra cuatro fallecimientos en los tres últimos días, de los que uno se produjo en Tenerife y tres en Gran Canaria. Todas las personas, con edades comprendidas entre los 70 y los 83 años, tenían patologías previas y se encontraban en ingreso hospitalario.

Críticas a las nuevas medidas

Para la Federación de Salud de Intersindical Canaria (IC), esta nueva estrategia «constituye en sí misma una parodia que burla los fundamentos de la epidemiología, enmascarando o silenciando, además, gran parte de la incidencia y efectos de la pandemia».

Según el sindicato, en estos momentos, en Canarias se traslada una idea a la población: la situación ha mejorado y es una gripe más. «Esto, en un territorio densamente poblado y con una altísima circulación de personas procedentes de diferentes latitudes, merced a una intensa actividad turística. De hecho, actualmente, el archipiélago concentra el índice más alto de contagios del estado español, sin olvidar que, al menos 1780 personas, reconocidas por el gobierno, han fallecido por COVID-19 en las islas».

«Lo que ocurre es que se han dejado de realizar pruebas y de contabilizar los casos, excepto en personas de más de 60 años, los considerados vulnerables y embarazadas. Se han retirado un conjunto de medidas, como el uso de mascarillas en interiores o el aislamiento de los contactos estrechos, o el análisis y control de las aguas residuales», reiteran desde IC.

Además, para las administraciones, la enfermedad ya no es motivo de incapacidad transitoria, y mucho menos de enfermedad profesional, aunque sea en los ámbitos sanitario o socio sanitarios, «hasta tal punto que estudian la posibilidad de reubicar a los numerosos sanitarios contagiados en zonas donde no haya pacientes vulnerables».

El resultado de esta gripalización está siendo un incremento de la circulación del virus causante de la Covid-19 y la aparición de nuevas variantes, y por ende, una mayor exposición al riesgo de las personas consideradas vulnerables.

Intersindical Canaria continúa recordado la situación actual de la Sanidad canaria: «las camas de hospitalización ocupadas en Canarias por pacientes COVID-19 graves, superan las 250 y se mantienen en esa cifra, porque el número de casos es tal que a cada alta sucede un nuevo ingreso en esa especie de meseta pandémica con tendencia al alza en la que nos encontramos. Esto es, el impacto de la patología sobre la sanidad pública es muy importante y no puede haber normalización de un sistema de salud  ya previamente desmantelado,mientras esos recursos no se puedan destinar a la atención de la patología ordinaria, que cada día se ve demorada a través de la suspensión de intervenciones quirúrgicas, incremento en las listas de espera, colapso de los Servicios de Urgencias…Por otro lado, el volumen de casos calificados como leves, que también desconocemos, mantiene colapsada la Atención Primaria».

El sindicato concluye denunciando que «la gran preocupación de los dirigentes es la vuelta cuanto antes a la celebración de eventos multitudinarios y la promoción del turismo del que se vanagloria el propio gobierno canario».

 

El Ilustrador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.