Separación familiar de inmigrantes que llegan a Canarias

Separación familiar

Separación familiar de inmigrantes que llegan a Canarias / Ca-minando Fronteras

Ca-minando Fronteras denuncia la demora de la Administración en la gestión de la reagrupación de menores y progenitores

La Diputación del Común y la organización Ca-minando Fronteras se han reunido para tratar el drama de la separación familiar de inmigrantes que llegan a Canarias.

La adjunta segunda de la Diputación del Común, Milagros Fuentes, se reunió ayer con el responsable del programa de búsqueda de personas desaparecidas y con la representante del equipo legal del Colectivo Ca-minando Fronteras, Lucas Vaquero y María Vieira, respectivamente, quienes expusieron las dificultades que deben afrontar los menores migrantes en Canarias en la mediación de casos de reagrupación familiar.

El colectivo aseguró haberse desplazado a territorio canario para mediar con la Administración Pública y con las autoridades, con el objetivo de resolver distintos casos de separación familiar de madres y menores subsaharianos que se vienen produciendo en las islas desde hace varios meses.

“Hasta el momento no hemos podido obtener una resolución satisfactoria de estos casos. Cada problemática es distinta, pero, en esencia, todas comparten que se trata de menores de 12 años migrantes que han llegado a las islas acompañados por otros miembros de la unidad familiar que no son sus progenitores directos”, aseguró Vaquero.

Casos de separación familiar

Según explican, generalmente existe un progenitor directo que se encuentra en otro territorio, “normalmente en otro país europeo”, y que manifiesta la voluntad de hacerse cargo del menor, acogerlo y obtener su tutela. “En estos procedimientos, el papel de la Administración es fundamental, porque los menores que llegan sin sus progenitores directos quedan a su cargo. La problemática que estamos encontrando es la demora de una respuesta directa por parte de la Administración a las peticiones que les enviamos sobre estas reagrupaciones. Hablamos de periodos de espera de más de 4 meses sin obtener respuesta oficial”.

Ca-minando Fronteras ve excesivo este periodo de tiempo teniendo en cuenta la especial vulnerabilidad de estos menores. Asimismo, trasladaron la existencia de unos protocolos específicos para atender este tipo de casos, y aseguraron haber solicitado a la Dirección General de Protección a la Infancia información al respecto con el fin de colaborar en las labores de mediación con las familias. Sin embargo, puntualizaron haber obtenido una información ambigua y confusa que no ha permitido a las familias iniciar los procedimientos necesarios para las reagrupaciones.

“Actualmente, en Canarias, de los 10 casos que trabajamos aún 5 de ellos siguen en activo. Necesitamos conocer en mayor profundidad los protocolos y que se apliquen de manera estandarizada y respetando las particularidades de cada familia”, aseguró el responsable del programa de búsqueda de personas desaparecidas del Colectivo.

Por su parte, Milagros Fuentes aseveró que, “desde el inicio de todas las operaciones en las llegadas de personas migrantes a las islas, existen protocolos para detectar, sobre todo, situaciones que puedan ser de trata o de explotación de menores. Es por ello por lo que debemos ser cautelosos desde todas las instituciones”.

La adjunta segunda de la Diputación del Común afirmó que la Institución está siempre en contacto con la Dirección General de la Infancia, “y tratamos de ayudar para solucionar la gran crisis migratoria que hemos tenido, pero debemos trabajar unidos en un punto en común como es el derecho del menor”.

 

 

El Ilustrador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.