Riesgos del aumento poblacional en Canarias

aumento poblacional

Calle de Triana

Canarias ha experimentado un aumento poblacional del 30 % en el último siglo que pone en riesgo su mercado laboral

El vicepresidente de Canarias y consejero de Hacienda, Presupuestos y Asuntos Europeos, Román Rodríguez, insiste en la urgencia de abordar el aumento poblacional en Canarias. Para el vicepresidente regional, es una cuestión que no puede seguir demorándose en el tiempo. Con un crecimiento de la población superior al 30 % en el último siglo, las consecuencias de este incremento son cada vez más notables.

El aumento poblacional, un riesgo a la sostenibilidad

El crecimiento de la población insular, sobre todo por la llegada de extranjeros, según indica Rodríguez, «está tensionando» el mercado laboral en el archipiélago. La incapacidad de este mercado para absorber a más gente también se pone de manifiesto en otros aspectos de la vida en las islas: la ocupación en las carreteras, los problemas habitacionales, la saturación de las instalaciones hospitalarias y educativas, la insuficiencia de las infraestructuras hidráulicas…

Rodríguez ha hecho hincapié en que las consecuencias de este aumento poblacional tienen un mayor impacto en Canarias debido a sus circunstancias particulares. Por otro lado, las islas presentan unos índices muy superiores a los del resto del territorio español.

El crecimiento de la población en cifras

En el conjunto del Estado, el aumento de población se sitúa en torno al 17 % en lo que va de siglo, frente al 30 % del incremento en Canarias. Tomando 1990 como año de referencia, la población en las islas ha aumentado un 53 %, frente al 22 % de la media nacional o el 2,9 % de las comunidades con menor crecimiento como es el País Vasco.

Por otro lado, el crecimiento no ha sido lineal en todas las islas. Las más afectadas son Tenerife y Gran Canaria, donde ya se registran procesos de superpoblación. No obstante, no hay que perder de vista islas como Fuerteventura o Lanzarote, donde la población autóctona empieza a ser minoritaria. En el caso de El Hierro o La Gomera la tendencia es inversa: los índices de población están estancados y, en algunas zonas, incluso han retrocedido.

 

 

El Ilustrador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.