Preocupación por el mercurio que absorbemos del pescado

mercurio

Atún / Airam Dato-on

Europa sienta las bases para controlar el nivel de exposición alimentaria y los ecologistas urgen a ponerlas en marcha

Hace más de 10 años que la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria adoptó un dictamen sobre el mercurio y el metilmercurio en los alimentos. En dicho dictamen, la Autoridad establecía una ingesta semanal tolerable (IST) de mercurio inorgánico de 4 μg/kg de peso corporal y de metilmercurio de 1,3 μg/kg de peso corporal, y concluía que el nivel de exposición alimentaria del percentil 95 estaba próximo o por encima de esta ingesta semanal para todos los grupos de edad.

Según explican desde Ecologistas en Acción, esto suponía que personas con un gran consumo de pescado estarían superando los niveles en aproximadamente seis veces, siendo los nonatos el grupo más vulnerable. En el dictamen se llegaba a la conclusión de que una exposición al metilmercurio superior a la IST era preocupante, pero se aconsejaba tener en cuenta los efectos beneficiosos del consumo de pescado si se adoptaban medidas para reducir la exposición al metilmercurio.

En 2022 la Comisión Europea ha vuelto sobre este problema y reconoce la necesidad de revisar el contenido máximo de mercurio para reducir aún más la exposición alimentaria de mercurio en los alimentos, entre ellos los productos de la pesca. Para ello, ha aprobado sendos documentos, Reglamento y Recomendación, donde aumenta los límites de mercurio y establece medidas de seguimiento.

Ecologistas en Acción señala que esta limitación no afectaría a los grandes depredadores marinos, los que tienen mayores contenidos en mercurio, como el atún, el tiburón o el pez espada, para los que se mantiene el límite excepcional de 1 ppm (parte por millón) es decir, un miligramo por cada kilo de producto.

Para muchas otras especies, como los gasterópodos marinos, la anchoa, el abadejo de Alaska o el bacalao se mantiene el límite de 0,5 ppm y, únicamente unas pocas especies, que no suelen dar altos niveles de contenido en mercurio, se reduce a 0,3 ppm, entre ellas el arenque, la caballa, el abadejo, el salmón, la trucha o el lenguado.

Recomendaciones para evitar el mercurio

Asimismo, Ecologistas en Acción considera que el Reglamento es insuficiente a la hora de detallar el impacto real que tiene esta reducción de los niveles máximos para determinadas especies de peces en la exposición global al mercurio de las personas que consumen pescado. El problema estriba en que los datos que se disponen hasta el momento hacen referencia al mercurio total y no al metilmercurio, que es una forma aún más tóxica del contaminante.

Aún así, la organización ecologista valora de manera positiva las recomendaciones aprobadas por la Comisión Europea, al tener en cuenta que las recomendaciones sobre el consumo de pescado son un importante instrumento de gestión con vistas a lograr plenamente los efectos beneficiosos del consumo de pescado y limitar al mismo tiempo los riesgos de toxicidad por mercurio.

Paco Ramos, portavoz de Ecologistas en Acción, ha declarado: «Valoramos positivamente las Recomendaciones de la CE e instamos al Gobierno de España a que las haga efectivas lo antes posible. Al mismo tiempo, solicitamos a la CE que se amplíe al resto de especies, incluidas las depredadoras que suelen presentar mayores valores de mercurio, los valores más exigentes de exposición alimentaria. Y mientras esta medida no se tome a nivel comunitario, pedimos al Gobierno de España que la adopte a nivel estatal».

 

 

El Ilustrador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.