Polémica por los sillones del Parlamento de Canarias

sillones del Parlamento de Canarias

Parlamento de Canarias

La información de la contratación desapareció de la página web, al menos un día

¿Cuánto cobran los parlamentarios canarios?

La portavoz del Grupo Mixto, Vidina Espino, ha agradecido al Comisionado de Transparencia y a los servicios de la Cámara su rápida reacción para restablecer, tras su denuncia, la información que durante, al menos un día, desapareció de la página web y que contenía el contrato de la compra de los 85 sillones del Parlamento de Canarias, por un gasto de 1.238 euros cada uno, así como todos los contratos de la institución en 2022.

La diputada ha insistido en que el presidente de la Cámara tendrá que dar explicaciones por lo ocurrido y por eso ha solicitado que este asunto se trate en la Junta de Portavoces que se celebrará el próximo lunes día 13.

Una vez más, ha lamentado que este hecho incrementa la gravedad de un asunto como es «la compra innecesaria de sillones con un gasto total de 100.000 euros en estos tiempos tan difíciles para muchas familias y con 630.000 canarios, como señala el último informe de Cáritas, en situación de pobreza y exclusión social».

En la mañana del pasado viernes, la diputada denunció que los contratos habían desaparecido de la página con lo que no se podían consultar públicamente y registró también una queja ante el Comisionado de Transparencia. Tras esta denuncia pública los contratos, incluido el de los sillones, volvieron a estar accesibles en la página del Parlamento, como es habitual.

Espino ha señalado que no se trata de un fallo del sistema sino que la información de los contratos fue eliminada, tal y como se puede comprobar en la captura de pantalla que realizó el mismo jueves en la que solo constan los contratos de 2021.

Los sillones del Parlamento de Canarias

La diputada ya solicitó que no se realice el pago de dicha compra. Según la licitación de este contrato, el pago se realizará a los 30 días de haber hecho la entrega efectiva de los bienes, instalación y puesta a punto para su uso.

Espino ha insistido en que los sillones actuales «son cómodos, y si están estropeados se pueden arreglar, lo que no supone un coste tan elevado. Además, de esa forma, se apostaría por la sostenibilidad. Reparar es más sostenible que tirar y comprar algo nuevo».

Por último, ha aclarado que el único problema que tiene la Cámara es de espacio y que los sillones están muy justos por haber incrementado el número de diputados de 60 a 70 en esta legislatura, «algo que no era necesario».

 

 

El Ilustrador

¡Comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *