Piden la dimisión del concejal de Urbanismo

concejal de Urbanismo

Espacio libre en Nueva Isleta / Ayuntamiento de LPGC

Condena al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria por hacer una obra en suelo protegido de La Isleta

La portavoz del Partido Popular (PP) en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Pepa Luzardo, ha exigido esta semana al alcalde Augusto Hidalgo (PSOE) que cese a su concejal de Urbanismo, Javier Doreste (Podemos), tras la condena «por la destrucción de un suelo protegido en el barrio de La Isleta, a pesar de las advertencias previas tanto de los vecinos como del propio Gobierno de Canarias».

Así, el Juzgado de Instrucción número 5 de Las Palmas de Gran Canaria ha declarado nula la resolución firmada por Javier Doreste para la creación de un espacio libre en Nueva Isleta, como consecuencia del recurso contencioso-administrativo interpuesto por el Gobierno de Canarias que advirtió antes del inicio de los trabajos que para poder llevar a cabo la obra era necesaria la elaboración de un plan especial.

La responsabilidad del concejal de Urbanismo

Para el PP, «el único responsable de esta condena es Javier Doreste, y si no es cesado, entonces esa responsabilidad será también de Augusto Hidalgo. Esta condena se produce por incumplir la legalidad urbanística pero también por ignorar a las decenas de vecinos que rechazaban que se destruyera una zona paisajísticamente protegida», en referencia a la zona de coladas volcánicas que fue arrasada.

«No se ha escuchado a estos vecinos, tampoco se escuchó a la Agencia de Protección del Medio Urbano y Natural y la consecuencia de todo esto es la sentencia que hoy tenemos encima de la mesa», destaca la edil del PP, quien afirma que se demuestra «la forma soberbia de gobernar que tiene este equipo de gobierno, el de la participación ciudadana», recordó.

Desde el PP recuerdan que se trata de un suelo rústico de protección paisajística en el que no ha concurrido la elaboración de un Plan Especial ni tampoco se sometió a información pública para convertirlo en suelo urbano. «Todo se ha hecho mal, saltándose la legalidad y machando la voluntad vecinal. El resultado pone de manifiesto que el concejal de Urbanismo no puede seguir ni un día más en su responsabilidad y si Hidalgo lo permite es cómplice de este atropello», finaliza Luzardo.

 

 

El Ilustrador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.