Noche de San Juan, la fiesta pagana que recibe al verano

Hoguera de San JuanFuego y agua son los dos elementos fundamentales en el ritual purificador de esta noche tan señalada a partir de la cual el Sol irá perdiendo protagonismo hasta el solsticio de invierno.

Estas celebraciones, tradicionalmente vinculadas a la celebración del solsticio de verano, se extienden a numerosos países de todo el mundo, por lo que resulta complicado establecer una única línea de origen de este rito.

Todo apunta a que se trata de celebraciones paganas que tenían lugar en todas aquellas culturas en las que ya existían conocimientos avanzados sobre astronomía. Y es que, en esencia, la mayoría de los rituales de la noche de San Juan son un tributo al Sol, una forma de rogar por su poder y asegurarse buenas cosechas ahora que el Astro Rey irá perdiendo fuerza paulatinamente hasta la llegada del solsticio de invierno.

En España, muchos estudiosos consideran que el origen de estos rituales se encuentra en la tradición Celta, muy presente en gran parte de Europa. Los ritos paganos se repetían en muchos países desde el sur del continente hasta los confines de Finlandia, con costumbres y tradiciones que variaban en fecha y en contenido dependiendo de la localización. Pero todas ellas compartían esa relación con el solsticio de verano.

Posteriormente, y con el avance del cristianismo, esos rituales serían reconvertidos en una suerte de ritual purificador de los pecados del hombre, y la festividad sería llevada también a las culturas al otro lado del Atlántico, que ya tenían sus propios rituales y que actualmente combinan celebraciones indígenas con costumbres cristiano-españolas.

El fuego y el agua son los dos elementos clave de estas celebraciones. El fuego rinde tributo al sol y purifica los pecados del hombre. De hecho, uno de los rituales de esta noche es arrojar a las llamas todos aquellos recuerdos negativos de los últimos doce meses para liberarnos del pasado y comenzar con energías renovadas.

Por su parte, el agua tiene más connotaciones religiosas. Según la Iglesia Católica, el 24 de junio nacía San Juan Bautista, por lo que esa noche el agua está ‘bendecida’ y mojarse con ella proporciona una purificación interior del espíritu y una mayor protección. Hay quienes creen incluso que un baño en el mar después de medianoche ayuda a curar y prevenir enfermedades y simula la ceremonia del Bautismo, predicada por San Juan.

Sobre esta fecha existen diversas opiniones. Y es que si San Juan Nació el 24 de junio, la ‘noche’ de San Juan sería aquella que va del 24 al 25 -fecha en la que se celebran las famosas hogueras de Alicante- y no del 23 al 24 -que sería la madrugada anterior-, y que es cuando tienen lugar la mayoría de los festejos.

En una u otra noche de San Juan, lo que no pueden faltar son los tradicionales rituales sanjuaneros. Entre algunos de los más famosos están el de saltar tres veces por encima de la hoguera, madrugar el 24 para no volver a tener sueño durante todo el año, quemar un papel con todo aquello que se desee olvidar o asomarse a la ventana a medianoche para ver al amor de tu vida.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.