La mayor factura de la luz de la historia

mayor factura de la luz de la historia

Enchufe de electricidad / Paul Hanaoka

El precio de la luz este mes de febrero es hasta un 110 % superior al de febrero de 2021

El pasado mes de diciembre se registraba la que hasta ahora había sido la mayor factura de la luz de la historia, con un crecimiento interanual del 103 %. Sin embargo, FACUA advierte que al término del mes de febrero se volverá a actualizar la mayor factura de la luz hasta el momento. De mantenerse los precios durante los próximos 15 días el recibo mensual del usuario medio con la tarifa semirregulada PVPC alcanzaría los 130,56 euros, un 110,3 % por encima de los 62,08 euros de febrero del año pasado.

La mayor factura de la luz de la historia no afecta al Gobierno

Alberto Garzón, ministro de Consumo, asegura que el Gobierno ha hecho todo lo posible para “rebajar” la factura eléctrica. Sin embargo, Pedro Sánchez no cumplió con su promesa de recuperar los precios de la luz de diciembre de 2018, y su compromiso sigue muy alejado de la realidad.

En diciembre de 2017, el propio Garzón, ahora ministro de Consumo, publicaba un tuit en el que afirmaba: “Esta navidad la luz tendrá un precio un 10% superior a la del año pasado. Miles de familias no podrán mantener sus casas a temperaturas adecuadas, lo que repercutirá gravemente en la salud de los que menos tienen. Ningún gobierno decente debería tolerarlo». Febrero registra la mayor factura de la luz de la historia, pero Garzón no se ha pronunciado en esta ocasión.

FACUA critica la posición adoptada por el Gobierno. Asegura que se ha sometido al oligopolio de las eléctricas y que no ha sabido acometer las medidas oportunas para frenar este incremento constante de los precios.

La asociación lleva meses reclamando al Ejecutivo de coalición que imponga durante al menos seis meses un descuento mínimo del 50 % en la factura eléctrica sometida a la tarifa semirregulada PVPC de la inmensa mayoría de familias, excluyendo sólo a las de rentas más altas. Descuento que, al igual que el actual modelo de bono social, correría a cargo de las principales energéticas que operan en España de manera proporcional a sus cuotas de mercado. La asociación advierte de que la directiva europea del sector permite aplicar este tipo de intervenciones.

 

El Ilustrador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.