La desaparición de la refinería de Santa Cruz proporcionará 573.000 metros cuadrados de suelo

refinería de Santa Cruz

El perímetro de la refinería de Santa Cruz de Tenerife

Las administraciones aseguran que este espacio se convertirá en zonas verdes

El Gobierno de Canarias ha autorizado el inicio, en las próximas semanas, de los trabajos de la primera fase de retirada de unidades de la refinería de Santa Cruz de Tenerife.

El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, y el consejero delegado de Cepsa, Maarten Wetselaar, han mantenido un encuentro en el que han abordado los pormenores de este proceso, que «se engloba dentro de su estrategia por impulsar la sostenibilidad y la transición energética».

Torres añadió que el uso público del espacio que ocupa ahora la refinería de Santa Cruz de Tenerife permitirá a los habitantes disponer de «una ciudad más amable, más sostenible y saludable; y con mejoras sustanciales en aspectos como la movilidad, el desarrollo social y económico; con un urbanismo inclusivo, accesible, seguro y resiliente; y una transición energética que puede ser modélica». En ese sentido, el jefe del Ejecutivo recordó que esta actuación, “que se llevaba esperando desde hacía muchos años”, debe ejecutarse siguiendo los criterios de la Agenda Canaria de Desarrollo Sostenible 2030.

Por su parte, el alcalde del municipio, José Manuel Bermúdez, también ha señalado que este proyecto es clave para el futuro de la ciudad y de la Isla. «Esta actuación, con la que la capital recuperará 573.000 metros cuadrados, va a convertirse en una oportunidad única en el Archipiélago de diseñar un nuevo modelo urbanístico» y abunda en que «en este espacio estará muy presentes el medio ambiente y las dotaciones públicas tendrán un peso mayoritario».

«Este suelo podrá albergar espacios de carácter insular, relacionados con la movilidad y el transporte, el ocio y la cultura o los deportes, así como un nuevo acceso al litoral, tan necesitado y demandado por la ciudadanía de esta capital»,  indicó Bermúdez.

El proyecto de desmantelamiento de la refinería de Santa Cruz de Tenerife

La primera fase del proceso de retirada gradual de unidades de la Refinería, que se extenderá hasta 2025, se iniciará en próximas fechas y abarcará la retirada y recuperación del suelo. Una vez concluidas las intervenciones de la primera fase, se abordará la siguiente: focalizada en el entorno donde se encuentran los tanques de almacenamiento de crudo.

La puesta en marcha de un nuevo parque de almacenamiento en el Puerto de Granadilla, para el que Cepsa ya tiene una concesión administrativa y que se espera que sea una realidad en 2025, junto a un mayor uso de otras instalaciones con las que ya cuenta la compañía en la Isla, permitirá el inicio de los trabajos de esta segunda fase, que conllevarán la desinstalación de los restantes equipos de la Refinería, al completo, y la remediación voluntaria de los suelos.

Según el gobierno, esta última fase dará luz verde al proceso de construcción del nuevo espacio verde de la ciudad, «que marcará un hito en los objetivos de desarrollo sostenible de las agendas de las administraciones competentes involucradas y de Cepsa».

 

El Ilustrador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.