La depuradora no llega al Polígono Industrial de Güímar

Polígono Industrial de Güímar

Vertidos en el Polígono Industrial de Güímar / No incineracion Tenerife

Denuncian la incapacidad de los ayuntamientos del Valle y del Consejo Insular de Aguas para poner fin a los vertidos

Sí se puede e Izquierda Unida Canaria ha denunciado los retrasos en la construcción y puesta en funcionamiento de la Estación Depuradora de Aguas Industriales (EDARI) del Polígono Industrial de Güímar, que debía estar concluida en septiembre de 2020.

Según explican en una nota de prensa, la gestión de las aguas residuales de la zona se mantienen en el mismo punto de 2017, cuando la fiscalía abrió diligencias tras la denuncia de los vertidos que ambas organizaciones presentaron por la vía penal.

Sí se puede e Izquierda Unida Canaria señalan a los ayuntamientos de Candelaria, Güímar y Arafo y al Consejo Insular de Aguas de Tenerife (CIATF), dependiente del Cabildo de Tenerife, «por su incapacidad para asumir su responsabilidad en poner fin a los vertidos de aguas residuales de origen industrial sin depurar al mar».

Asimismo, reprochan a los gobiernos municipales del valle «la falta de transparencia en los plenos extraordinarios convocados ante la urgencia de plantear un nuevo plan de etapas por el incumplimiento de la puesta en marcha de la depuradora».

Años de vertidos en el Polígono Industrial de Güímar

A juicio de Sí se puede e Izquierda Unida, «la situación es extremadamente grave y no puede haber ni un aplazamiento más». El plan de etapas que en su momento aprobaron los plenos de los ayuntamientos implicados y el Consejo Insular de Aguas de Tenerife se organizaba en dos fases: la realización de las obras necesarias para crear la EDARI, a partir de mayo de 2019, y su puesta en funcionamiento tras la conclusión de las obras en septiembre de 2020.

«Por tanto, el retraso en la puesta en funcionamiento de la depuradora es de un año y cinco meses, un periodo en el que se han vertido al mar aguas residuales industriales sin el amparo de la autorización del Gobierno de Canarias», explican.

El nuevo plan de etapas que proponen los gobiernos municipales prevé que el plazo para la puesta en funcionamiento de la EDARI puede concluir en diciembre de 2022, «es decir que el incumplimiento sobre lo inicialmente previsto se acerca a los tres años, de manera que, después de casi diez años, el Valle de Güímar está en la misma situación que cuando Sí se puede e Izquierda Unida Canaria denunciaron los vertidos por la vía penal», concluyen.

 

El Ilustrador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.