La biblioteca personal de Juan Negrín

Juan Negrín

Entrega de la biblioteca / Fundación Juan Negrín

Unos 8.000 volúmenes, documentación y objetos personales llegan de Francia a la Fundación Juan Negrín

Unos 8.000 volúmenes pertenecientes a la biblioteca personal de Juan Negrín López, nueva documentación y algunos objetos personales del último jefe de gobierno de la 2ª República en España, fueron entregados el pasado 28 de marzo por su nieta Carmen Negrín Fetter a Antonio Morales, presidente del Cabildo de Gran Canaria. Esta institución los ha transferido a su vez a la Fundación Juan Negrín para su gestión, difusión y puesta a disposición de los investigadores.

Desde la propia fundación ha resaltado «el significado que este legado debe tener para las próximas generaciones como testimonio de convivencia y fomento de los valores democráticos en una circunstancias como las actuales».

El envío está compuesto por 293 bultos con libros y algún objeto personal (como un lavavajillas de los años 50), además de un baúl con documentos, en el que aún se pueden ver etiquetas de viaje de su propietario.

En el baúl, según avanzó Carmen Negrín, hay documentos sobre del Comité de no Intervención en la guerra de España, así como telegramas de final de la guerra y decretos de Hacienda, entre otros documentos aún por descubrir.

La biblioteca del médico y político Juan Negrín

«Estos libros llevan mucho tiempo cerrados, espero que vuelvan a abrirse ahora, todos ellos dan una idea bastante precisa de cómo era su dueño. Han viajado lo que viajó él y ahora vuelven a su casa, me parece lo normal. Esta entrega está hecha con mucho cariño», ha asegurado Carmen Negrín.

Según el crítico Juan Manuel Bonet la biblioteca de Juan Negrín supone «un pozo sin fondo», tanto por su extensión como por su variedad, además de conformar «un trozo de la historia de España». Hay obras científicas, literarias, sobre economía, historia, arquitectura o tecnología, españolas y extranjeras, traducidas o en su idioma original, ya que Negrín fue también un consumado políglota.

 

El Ilustrador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.