Intervención de los mercados para controlar la energía

Intervención de los mercados

Román Rodríguez / Gobierno de Canarias

El consejero de Hacienda insiste que para controlar los precios de la energía solo resultará eficiente la intervención de los mercados para introducir cambios significativos

Establecer un tope para los precios energéticos, gravar con nuevos impuestos a las grandes multinacionales o desligar el gas del cálculo de la factura eléctrica. Son algunas de las medidas que servirían para controlar el precio de la energía, pero solo se podrían poner en marcha con la intervención de los mercados.

Román Rodríguez, consejero de Hacienda del Gobierno de Canarias, considera que esta intervención de los mercados es necesaria y urgente. La reducción de impuestos en Canarias no propiciaría una bajada en la factura de la luz y el precio del carburante. En cambio si lo haría la adopción de medidas a un nivel superior.

Rodríguez propone enfocarse a la raíz del problema

La fiscalidad de la electricidad y los carburantes es muy baja o nula en Canarias. Los cambios impositivos a este nivel no tendrían un efecto notable en la rebaja de los precios para el consumidor y sin embargo representarían un perjuicio para la Administración. El consejero ha recordado en varias comparecencias realizadas durante los últimos días que el problema viene determinado por el precio de las materias primas y tácticas especulativas, no por el importe del impuesto.

“Debemos enfocarnos en la raíz del problema en lugar de adoptar decisiones irresponsables que lo único que harían es minar la capacidad de la administración pública para atender los servicios públicos fundamentales y dar cobertura a aquellos que ahora precisamente peor lo están pasando por culpa de la inflación”, ha insistido Rodríguez.

Rodríguez precisó que en Canarias se pagan 26,5 céntimos de euros por litro de gasolina en el impuesto especial de carburantes, cuando en la península son 47,4 céntimos. Además, en la península se añade un 21 % de IVA, cuando en Canarias hay un tipo 0 del IGIC. Además, en el mercado canario el Gobierno devuelve el 68% de esa cantidad que se cobra por el impuesto a los transportistas profesionales y agricultores.

Si los precios aumentan, habrá que contener su escalada con medidas que estén por encima de esta fiscalidad. Es necesaria la intervención de los mercados para fijar cambios desde el origen, no cuando se presenta la factura al consumidor.

Las bajadas de impuestos “siempre acaban beneficiando a los grandes patrimonios y minando la capacidad de la Administración para atender a los vulnerables”, indica Rodríguez. El consejero apela por la aplicación de medidas específicas y consensuadas entre el Gobierno de España y la Unión Europea.

 

 

El Ilustrador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.