El sindicalismo transformador rechaza la reforma laboral

reforma laboral

Gobierno y agentes sociales alcanzan un acuerdo

Los sindicatos insisten en que el Gobierno ha incumplido su promesa de derogar la reforma laboral

El acuerdo alcanzado por el Gobierno, los sindicatos UGT y CC.OO. y la patronal CEOE no ha supuesto una derogación de la reforma laboral de 2012 ni de la de 2010. El sindicalismo transformador, protagonizado por organizaciones como Intersindical Canaria, STEI Balears o ELA Euskal Herria, asegura que la última reforma laboral está hecha a la medida de la patronal.

Una reforma laboral que no contempla la corrección de la estatalización de los convenios

Entre algunas de la críticas del sindicalismo transformador a esta reforma laboral está la relacionada con los convenios laborales. Estas organizaciones echan en falta la puesta en marcha de medidas correctoras de la estatalización de la negociación colectiva que se implantó con las reformas de 2010 y 2012. En este escenario los convenios sectoriales de cada territorio seguirán subordinados a los convenios estatales.

La reforma laboral tampoco modifica la normativa sobre despidos, que en opinión de estos sindicatos sigue haciendo más vulnerables a los trabajadores y fomentando las decisiones unilaterales. En este escenario, las empresas siempre dispondrán de una herramienta para presionar a los empleados.

Por último, los sindicatos recuerdan que esta propuesta de reforma laboral “se ajusta a las exigencias de Bruselas y sus chantajes para poder acceder a los Fondos Europeos”. Desde Intersindical Canaria advierten que “los Fondos Económicos de la Comisión Europea, no son unos fondos para que la clase trabajadora y las clases populares puedan afrontar con dignidad las consecuencias de la crisis generada por el Covid. Estos fondos no son más que unas ayudas económicas a las grandes corporaciones, para que puedan hacer frente a los cambios estructurales que necesitan abordar y además, tal y como lo demuestra esta Reforma Laboral, estaban subordinados a la aplicación por parte de los gobiernos de unas políticas económicas en beneficio de las élites”.

 

El Ilustrador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.