El OVNI de Manises sigue siendo un enigma

OVNI de Manises

Aeropuerto de Manises

Han pasado más de 41 años desde el avistamiento del OVNI de Manises y aún se desconoce el origen de las luces rojas que obligaron a aterrizar al vuelo JK-297

En la noche del 11 al 12 de noviembre de 1979, el vuelo JK-297 de la desaparecida aerolínea TAE despegaba del aeropuerto de Palma de Mallorca. El vuelo tenía que cubrir la línea entre la capital balear y la isla de Tenerife. Pero unas luces inexplicables forzaron el aterrizaje del avión en Valencia. El incidente pasó a la historia como el OVNI de Manises y, en todo este tiempo, aún no se ha encontrado una explicación.

Misterioso avistamiento entre Ibiza y Alicante

Poco después del despegue el piloto del vuelo JK-297, Francisco Javier Lerdo de Tejada, informó del avistamiento de unas luces. Preocupado por la velocidad y la cercanía de las luces, Lerdo de Tejada decidió desviarse de la ruta para aterrizar en el aeropuerto de Valencia, desde donde también se vieron esos mismos destellos luminosos.

A pesar de las preguntas del piloto al centro de control de Barcelona acerca del misterioso vuelo, no obtuvo ninguna respuesta. Tampoco sirvió de mucho la intervención del Ejército del Aire. Un Mirage F-1 pilotado por Fernando Cámara también fue perseguido por las misteriosas luces rojas durante las más de dos horas que duró su misión de reconocimiento.

El suceso ufológico más importante de España

El misterio del OVNI de Manises llegó incluso al Congreso de los Diputados. En septiembre de 1980, el diputado del PSOE Enrique Múgica preguntó por la procedencia de dichas luces. Desde el Ministerio de Defensa no hubo más explicación que la detección de un vuelo de procedencia indeterminada.

Algunos rumores apuntaron a la presencia de cazas norteamericanos que habían despegado desde un portaviones que se encontraba en el Meditarráneo. Otros llegaron a asegurar que Lerdo de Tejada confundió las luces del presunto OVNI de Manises con las de una refinería de la zona de Murcia. Según esta teoría, las condiciones meteorológicas del momento le habrían hecho creer que las luces se movían.

En cualquier caso, a día de hoy no existe una explicación de lo sucedido aquella noche de noviembre de 1979. Actualmente, sigue siendo el suceso ufolófico más importante de España.

 

El Ilustrador

¡Comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *