El misterio de las puertas de Lugo

puertas de Lugo

Pequerrechas

Desde hace meses han aparecido pequeñas puertas en los muros de Lugo que se han convertido en un nuevo atractivo turístico de la ciudad

Aparecen colocadas en muros, en la parte inferior y con un tamaño que la mayoría de las veces no supera el de un folio. Las pequeñas puertas de Lugo se han convertido en todo un referente de los muros de la ciudad y en un pretexto perfecto para conocer todos sus rincones.

Los autores de las puertas de Lugo permanecen en el anonimato

No han querido darse a conocer, pero sí han contado un poco cuál es el origen de esta iniciativa que recibe el nombre de Pequerrechas. Las diminutas puertas de Lugo, colocadas en muros de lugares estratégicos de la ciudad empezaron como un juego entre un grupo de amigos y han terminado por incluir a vecinos y visitantes de la ciudad.

La iniciativa surgió como una forma de enfrentarse al aislamiento que había provocado la pandemia. Así, las pequeñas puertas de Lugo tienen el objetivo de fomentar los paseos al aire libre, la actividad física y el conocimiento de la ciudad.

Las redes sociales y la tecnología como respaldo

Este misterioso proyecto no habría gozado de tanta popularidad de no haber sido por las redes sociales. Estas han supuesto el impulso más importante al descubrimiento de las puertas de Lugo por parte de los habitantes de la ciudad y de los turistas.

En Facebook e Instagram se van publicando pistas sobre su ubicación para que los interesados se lancen a su búsqueda. Cada puerta incluye además un código QR con información extra.

Lo divertido de las puertas de Lugo es que los buscadores de estos ‘tesoros urbanos’ comparten sus propias fotos en la redes e incluso participan en futuros diseños. El Colegio Cervantes de Lugo, por ejemplo, organizó su propia exposición de puertas y eligieron una para enviarla a Pequerrechas. El diseño fue impreso y colocado en la ruta junto a las demás creaciones.

Desde que se pusiera en marcha esta iniciativa el pasado dos de enero ya se han colocado más de 90 puertas. Son pequeñas láminas de PVC, resistentes al agua y con diseños muy variados que han alcanzado ya todos los barrios de la capital. Una original propuesta de arte urbano que promete seguir expandiéndose.

 

 

El Ilustrador

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.