El CEST advierte de la incertidumbre que genera la paralización de proyectos

paralización de proyectos

Área donde se construirá «Cuna del Alma»

No existe justificación para la paralización de proyectos empresariales en Tenerife que ya contaban con los permisos necesarios

La Junta Directiva del Círculo de Empresarios y Profesionales del Sur de Tenerife (CEST) ha hecho un comunicado para manifestar su preocupación en relación a la paralización de proyectos empresariales en la isla. Consideran que este tipo de decisiones pueden generar incertidumbre y tener un efecto negativo en las inversiones en Tenerife.

La economía insular en riesgo

La paralización de proyectos que ya cuentan con los permisos necesarios únicamente ralentiza la economía insular. Además de alejar las inversiones de la islas, provoca desconfianza en la sociedad y en los empresarios tinerfeños.

El CEST se refiere a decisiones como las que se han tomado en relación al Puertito de Adeje. Para la ejecución de este proyecto hubo que esperar durante mucho tiempo por las licencias pertinentes. Son años en los que han tenido que implicarse numerosas administraciones con el fin de tramitar todos los permisos.

Paralizar proyectos como este “provoca dudas a aquellos que buscan establecer aquí sus negocios, que optarán por elegir territorios similares, que son competidores directos y ofrecen mayor tranquilidad y seguridad respecto a inversión», explican.

Posicionar Tenerife como destino preferente para los inversores

«Nunca conseguiremos posicionar a Tenerife como un destino preferente para los inversores si un proyecto que cumple con la legalidad vigente y cuenta con los informes técnicos, urbanísticos y de impacto ambiental de las diferentes administraciones puede verse paralizado en cualquier momento», explican desde el CEST. «De poco sirve el esfuerzo de promoción de los incentivos fiscales en Canarias si ponemos piedras en el camino de las principales inversiones que, además, servirán para mejorar nuestro entorno», aseguran.

Desde el CEST insisten en que las autoridades insulares deberían ser más conscientes de estos riesgos y actuar en consecuencia. El futuro de la economía insular está en juego y hay que apostar por lo que beneficia al conjunto de la sociedad. Insisten en que los que se oponen al desarrollo de estos proyectos “son grupos minoritarios que buscan hacer mucho ruido”.

 

 

El Ilustrador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.