Documento provisional sobre la gestión del Parque Nacional del Teide

gestión del Parque Nacional del Teide

Turistas en el Parque Nacional del Teide / Cabildo de Tenerife

La Consejería de Transición Ecológica amplía el plazo para la presentación de aportaciones a la futura gestión del Parque Nacional del Teide

El Gobierno regional ha garantizado que llegará a acuerdos con todos los colectivos interesados en el PRUG, el documento por el que se regirá la futura gestión del Parque Nacional del Teide. Por el momento solo existe un borrador del Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Nacional del Teide, y la ciudadanía está participando activamente en el proceso de participación pública.

Así lo ha comunicado el consejero de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial del Gobierno de Canarias, José Antonio Valbuena. Durante una reciente intervención, el consejero ha destacado que “este Gobierno se toma muy en serio la participación real y efectiva de la ciudadanía, hasta el punto de no solo ampliar el plazo de exposición pública, como hicimos con las leyes de Cambio Climático y Biodiversidad, sino incluso mantener reuniones específicas con colectivos y administraciones que han presentado alegaciones por la vía oficial”.

Usos y prohibiciones en el parque

La futura gestión del Parque Nacional del Teide siempre ha estado rodeada de polémica. Aunque el consejero insiste en la participación ciudadana, lo cierto es que el futuro del Parque exigirá alcanzar acuerdos y puntos de encuentro que actualmente sitúan a todas las partes interesadas en posiciones muy distanciadas.

Entre los usos y prohibiciones recogidos en este primer borrador del PRUG destacan:

  • Dejar en manos del Cabildo de Tenerife la definición final del plan de movilidad sostenible en el Parque. Por el momento, el PRUG no recoge la prohibición de circulación de vehículos por la TF-21, TF-24 o TF-38.
  • Medidas para incentivar el uso del transporte público y puesta en marcha de un servicio de lanzaderas ubicadas fuera de la extensión del Parque.
  • Regulación de los estacionamientos disponibles en el parque y de las franjas horarias, con restricciones en aquellos días en los que hubiera una mayor afluencia de visitantes.
  • Regulación de las actividades en el entorno del Parque, sin que ello implique la prohibición de prácticas como el senderismo, la escalada o la circulación en bicicleta, en las zonas actualmente habilitadas para tales fines.

En ningún caso se ha recogido en el PRUG la idea de cobrar por el acceso al Parque, que seguirá siendo de acceso gratuito con independencia de los eventuales cambios que se produzcan en su gestión.

El Ilustrador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.