Los ecologistas piden que se detenga el despliegue del 5G

despliegue del 5G

Antena de telefonía móvil

Más de 192.000 personas de 203 países se unen para reclamar la paralización del despliegue del 5G por el incremento de radiación que supone

El despliegue del 5G alrededor del mundo se está llevando a cabo con la connivencia de los gobiernos mundiales y de las principales empresas de telecomunicación sin garantías para la salud y el medio ambiente. Organizaciones científicas y ecologistas de todo el planeta se han unido para reclamar a a la ONU, a la OMS, a la Unión Europea, al Consejo de Europa y a los gobiernos de todas las naciones el llamamiento que el pasado 25 de enero se difundió en todo el planeta.

La radiación por radiofrecuencia es perjudicial para el ser humano y para el medioambiente

La Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (IARC) y el Consejo de Europa, entre otros organismos, han advertido ya de los riesgos de la exposición a radiofrecuencias, así como de la especial vulnerabilidad a dicha exposición de las personas electrohipersensibles, niñas y niños, embarazadas y personas de edad avanzada o con enfermedades crónicas.

Con el despliegue del 5G, esto es, la red inalámbrica de quinta generación, la exposición a la radiación de radiofrecuencia (RF) de las telecomunicaciones se incrementará de forma masiva con consecuencias para la salud de las personas y para el medioambiente. Las ondas de la tecnología 5G penetran poco en material sólido por lo que los operadores necesitarán colocar estaciones base cada poca distancia (100 metros en zonas urbanas).

A mayor número de objetos emisores de estas ondas (farolas, marquesinas, semáforos…) y de satélites rodeando la Tierra a diferentes altitudes para poder garantizar el buen funcionamiento de este nuevo servicio, la situación también podría provocar problemas en la radioastronomía. Éste es el motivo por lo que también los astrónomos han pedido evitar que el desarrollo tecnológico sin un control serio convierta la práctica de radioastronomía en una antigua ciencia extinta.

 

El Ilustrador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.