Desalojan la antigua comisaría de Miguel Rosas

antigua comisaría de Miguel Rosas

Desalojo en la antigua comisaría de Miguel Rosas / Ayuntamiento de LPGC

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria asegura que se pone fin a un conflicto de convivencia social en la zon

La Policía Local de Las Palmas de Gran Canaria, en labores de Policía Judicial, desalojó ayer viernes la antigua comisaría de la Policía Nacional, en la calle Miguel Rosas número 6, un inmueble que se encontraba ocupado de forma ilegal.

La actuación se ha ejecutado tras recibir el cuerpo de seguridad municipal la orden de levantamiento por parte de la autoridad judicial.

La operación empezó sobre las 9:30 de la mañana, cerca de 20 policías locales del Grupo Operativo de Intervención y Apoyo (GOIA), del grupo adscrito de la Policía Judicial y del distrito Isleta-Puerto-Guanarteme han formado el dispositivo, que ha contado con la colaboración del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento (SEIS).

Según explican desde el Ayuntamiento, la Policía Local ha conseguido el desalojo de este edificio, donde se ha estado trabajando durante los últimos meses con diversas actuaciones para identificar a los moradores, realizar los expedientes de inhabitabilidad e insalubridad, así como la elaboración de los informes pertinentes, que han sido derivados a la autoridad judicial con el objetivo de agilizar la orden de lanzamiento.

Problemas de seguridad en la antigua comisaría de Miguel Rosas

“Desde el Ayuntamiento mantenemos el firme compromiso por salvaguardar la convivencia y la seguridad ciudadana y en este caso hemos trabajado para garantizar la seguridad, incrementando la vigilancia en la zona y colaborando con a la autoridad judicial para acabar con la delincuencia que se ha venido desarrollando en este inmueble”, indica el concejal de Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento capitalino, Josué Íñiguez.

El edil de Seguridad destaca asimismo el trabajo realizado en este caso por la Policía Local, que “ha trabajado incansablemente para devolver la tranquilidad a la calle”.

Tras el desalojo, la propiedad del inmueble procederá a ejecutar la limpieza y desinfección de todo el espacio, así como a establecer vigilancia hasta que se ejecute el tapiado.

Por su parte, la Policía Local, además de llevar a cabo esta operación, en la que también ha participado la Policía Nacional, reforzará la vigilancia en la zona.

 

 

El Ilustrador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.