Condena al SCS por provocar una isquemia medular debido a una mala praxis

Una operación en 2016 dejó inválida e incontinente a una niña de tres años tras ser intervenida en el Hospital Materno Infantil de Las Palmas de Gran Canarias

Según ha informado ‘El Defensor del Paciente’, la condena al SCS obliga a este a abonar una indemnización de 150.000 euros a la niña de tres años que sufrió una isquemia medular durante una intervención de coartación de aorta. Los graves daños sufridos por la menor durante la intervención no pudieron restituirse durante el proceso de rehabilitación y finalmente la paciente quedó inválida e incontinente.

La condena al SCS queda injustificada por la asistencia médica contraria a la lex artis

Según consta en la sentencia que condena al SCS, la cirugía que se le practicó a la paciente no era la más indicada por las características de su caso. Por otro lado, se lesionó gravemente el derecho de la paciente a decidir previamente, a través de sus padres, con información verdadera y bastante, porque el día antes de la cirugía firmaron un consentimiento en el que se les dijo por los médicos actuantes que la intervención era necesaria y que no había alternativa a la misma, así como en el que no se les advertía del riesgo de la lesión medular que sufrió.

En la sentencia que condena al SCS se ha admitido como válido el argumento que indica que “la doctora[…] reconoció cómo las alternativas al tratamiento empleado no fueron puestas en conocimiento de la familia, al entender que dicha información debían suministrarlas los cardiólogos. Tal omisión implica una infracción de las exigencias fijadas por la Jurisprudencia para el consentimiento informado por lo que implican una infracción de las lex artis”.

El abogado del proceso ha sido Ignacio Martínez de la Asociación ‘El Defensor del Paciente’.

 

 

El Ilustrador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.