Canarias a la espera de 165.000 nuevas camas turísticas

camas turísticas

Apartamentos

Sí Podemos pide una nueva moratoria turística

La coalición Sí Podemos Canarias ha alertado en el Parlamento de Canarias que «a las actuales 550.000 camas turísticas que existen hay que sumar las 165.000 que, como mínimo, están pendientes de construcción en estos momentos».

El portavoz de Sí Podemos, Paco Déniz, ha vuelto a solicitar «un consenso social y político para poner en marcha una moratoria»,  recordando que «solo en Tenerife, casi 11 millones de metros cuadrados están calificados como urbanizables para uso turístico -tal como desveló un estudio realizado por Sí se puede este verano- y en Fuerteventura, en estos momentos hay suelo para construir 500.000 camas más».

«No estamos pidiendo turismo cero, simplemente queremos que no se hagan más camas», insistió Déniz.

Moratoria para frenar las nuevas camas turísticas

Déniz plantea que el Gobierno de Canarias debe desclasificar suelo para uso turístico, «como sucedió con la malograda moratoria que a principios de siglo se aprobó en el Parlamento regional». Además, asegura que «el Cabildo de Tenerife debería decretar que la capacidad de carga de la isla está agotadísima. Cuna del Alma hay que pararla, pero el problema son las distintas cunas del alma que se avecinan porque ya están previstas», afirmó.

«La anterior moratoria turística sufrió los reveses de la justicia por las denuncias de promotores inmobiliarios y constructoras y también tuvo efectos perversos por algunas medidas incentivadoras de la permisividad en construir hoteles de 4 y 5 estrellas«, ha explicado.

«Cada día que pasa, la gente es más consciente de que el turismo tiene una ‘cara b’ y que no se puede seguir dejando la gobernanza del sector turístico en manos empresariales únicamente», dijo el diputado canario.

En este sentido, considera que «hay que transparentar todos los datos del turismo: laborales y salariales, impacto ambiental, rentas bajas, incremento alquileres, colmatación litoral y gentrificación para que la ciudadanía sepa qué dimensión tiene el problema que tenemos encima y el que se avecina».

Por todo ello, Déniz cree que es el momento de reabrir el debate y tomar medidas para frenar el crecimiento de la planta alojativa y «solucionar este gravísimo problema estructural que padecemos».

 

El Ilustrador

¡Comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *