Calendario Greenpeace de frutas y verduras de temporada

Calendario Greenpeace

Calendario de Greenpeace

Comer local y de temporada con ayuda del calendario Greenpeace que sirve como herramienta para la sostenibilidad

“Los tomates son de verano y las naranjas son de invierno”. Es uno de los lemas del calendario Greenpeace con el que la organización ecologista pretende fomentar el consumo sostenible. Se trata de un calendario en el que aparecen recogidas las frutas y verduras temporada, animando a los ciudadanos a consumir productos de cercanía y en el momento más apropiado del año.

Una herramienta para reducir el consumo de carne

El calendario Greenpeace también pretende ser una ayuda para que la población reduzca el consumo de carne y de otros alimentos de origen animal. Un incremento de frutas y verduras en la dieta en detrimento de estos alimentos supone un paso adelante en la búsqueda de una mayor sostenibilidad.

Pero no basta con sustituir los productos de origen animal por más frutas y verduras: también estas últimas deben ser consumidas de manera responsable. El calendario Greenpeace recuerda a los consumidores que para garantizar la sostenibilidad del sistema estos productos deben ser:

  • Producidos en entornos al aire libre y no bajo plásticos (invernaderos).
  • Cultivados de manera natural, sin el empleo de fertilizantes o pesticidas.
  • Provenientes de zonas cercanas, para reducir al máximo el impacto del transporte y el uso de carburantes fósiles.
  • Cosechas de temporada y procedentes de cultivos familiares, no de grandes explotaciones.

Beneficios del consumo de frutas y verduras de temporada

Para fomentar este tipo de consumo sostenible, el calendario de Greenpeace también destaca los principales beneficios de este tipo de productos:

  • Reducen la huella ecológica que produce la alimentación urbana.
  • Fomentan el desarrollo de las zonas rurales y las pequeñas empresas.
  • Son más beneficiosos para la salud porque se aprovecha toda su riqueza nutricional.
  • Resultan más económicos porque no hay costes elevados de transporte o de conservación.

 

El Ilustrador

¡Comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *