Santa Cruz: bella ciudad de fuentes escondidas, secas o rotas

¿Por dónde empiezo?… Aquella carísima fuente cibernética (600.000 €), de efímera vida, que desapareció apenas estrenada, ¿quién la retiró, dónde se guardó –o escondió– y por qué motivo?