‘Zombeavers’

'Zombeavers'

La moda zombi llega a los castores.

Pocas cosas -al menos cosas buenas- se pueden decir sobre una película cuyo argumento tiene como protagonistas a unos castores que, tras contaminarse con residuos radioactivos, se convierten en zombis asesinos. Es una premisa que -reclamo- con la que Zombeavers ya tiene hecha toda su campaña de marketing -¿castores zombis? ¡Eso hay que verlo!- pero la película se queda en eso, solo un reclamo.

Tampoco es que esperara mucho más de ella, pero Zombeavers no cumple ni con la expectativa base: divertir. No es solo que sea predecible y absurda, sino que no tiene ni pizca de gracia. Aparte de la macabra idea de unos tiernos animalitos que se transforman en zombis sanguinarios, la película no tiene ninguna broma original y se limita a repetir chistes manidos con estética ochentera y una buena dosis de gore.

Incluso haciendo el esfuerzo de entender la película en su contexto -serie B, argumento ridículo, tópicos y clichés- lo que en principio se presenta como una parodia con muchas posibilidades, termina convirtiéndose en un insulto a la inteligencia del espectador.

 

 

Celina Ranz Santana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.