Zhangjiajie: una escalera al cielo

ZhangjiajieTras una caminata de unos 11 kilómetros, la montaña de Tianmen abre una brecha hacia la divinidad.

Para los chinos éste es uno de los lugares en los que más cerca se puede estar de la idea de un ser todopoderoso y divino, por eso no es de extrañar que este enorme agujero tallado por la naturaleza en lo alto de una montaña reciba en nombre de “La Puerta del Cielo”.

A unos 8 kilómetros del centro de la ciudad de Zhangjiajie, en la provincia china de Hunan, se encuentra la montaña de Tianmen. Hasta hace una década éste era un lugar prohibido para los turistas extranjeros, pero a partir de 2001 el Gobierno chino acondicionó la zona para convertirla en un lugar de visita accesible a todos.

Al principio, solo los más aventureros conseguían llegar hasta La Puerta del Cielo pues para ello había que realizar una caminata de unos once kilómetros y subir a pie la interminable escalera que conduce hasta la cima de la montaña, donde un templo centenario invita a la meditación y el reposo después de la larga caminata.

Sin embargo, ahora todos los visitantes -incluso los más perezosos- pueden llegar hasta allí ya que hay una carretera -cerrada durante el invierno- que conduce directamente hasta la base de la escalera o un teleférico -abierto todo el año- que tras un recorrido de casi 7,5 kilómetros -uno de los más largos del mundo- termina su viaje también en este punto.

De lo que no se libra el viajero es de subir la empinada escalinata, un ‘paseo’ supervisado en todo momento por ese ojo de piedra de 131 metros de alto y 57 de ancho desde el que poder asomarse a la divinidad.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.