Zapatero no habla ni de Melilla ni del Sahara Occidental

La reunión entre el presidente del Gobierno y Mohamed VI concluye con intenciones de “buena voluntad” pero no entra en detalle con los conflictos existentes.

No existen datos que “avalen” la versión de los activistas presuntamente agredidos

“Un principio esencial de la política Exterior del Gobierno es mantener una buena relación con Marruecos”

Las relaciones entre los gobiernos de España y Marruecos parecen gozar de buena salud después de que los presidentes de ambos países se reunieran en la sede de la Organización de Naciones Unidas de Nueva York. La cita, que apenas duró media hora, fue valorada por Zapatero como “muy positiva” en tanto que se establecieron las bases para la superación de los problemas que puedan tener los dos países vecinos. Sin embargo, durante el encuentro no se trataron en profundidad ninguno de estos conflictos y se evitó hablar tanto de Melilla, en cuya frontera se registraron varios incidentes durante el mes de agosto, como del Sahara Occidental, donde unos activistas españoles fueron agredidos por las autoridades marroquíes sin que el Gobierno de Zapatero abriera una investigación sobre lo sucedido.

 

 

 

 

 

 

{backbutton}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.