Ya no saben dónde esconder su vergüenza

Estado real del Parque Cultural Viera y ClavijoCaso sea que la tengan, o la sientan…

Deprimente artículo ofrecido a la opinión pública y lamentable la fotografía que acompaña. La cabeza cortada de la estatua del insigne canario D. José Viera y Clavijo es denigrante símbolo de la indecencia que se enseñorea de nuestras instituciones a la hora de preservar, custodiar y proteger nuestro patrimonio histórico y cultural.

La profanación de la escultura se enmarca en un escenario desolador, convertido en un vertedero, cual es  la desvencijada placita de Los Cipreses en el que otrora fuera señero Colegio de La Asunción, donde también ha desaparecido el valioso enlosado de baldosas “chasnera” (¿dónde estarán ahora?). El recién pintado muro que circunda el espacio cultural y la retirada de nueve toneladas de basura del Parque Viera y Clavijo, son la cara medio lavada de un cuerpo enfermo y maltratado, no sólo por el abandono institucional de cinco años,  ni por el simple efecto de la intemperie, sino que el destrozo interior es tan  degradante que evidencia  intencionalidad dolosa.Parque Cultural Viera y Clavijo

No es un único recinto puntual el afectado por la presunta acción demoledora, sino que todo el edificio principal, el antiguo y esplendoroso teatro Pérez Minik, la capilla neogótica, esculturas como la “femme bouteille” de Joan Miró, y todo un patrimonio declarado Bien de Interés Cultural se halla en un estado deplorable, rodeado de grotescos graffitis, arrasado por el abandono, la ignorancia y la ineptitud de los responsables municipales. Apesta como la escombrera en la que han convertido este centro urbano BIC. ¿Cómo pudo construirse un hotel escuela en zona verde, espacio protegido, dentro del territorio del Parque? ¿Y cómo se expropió terreno del Colegio para construir esa vía infrautilizada en el Barranco de Santos? Mucha pestilencia y demasiadas sospechas.

Frustrante es también la actitud defensiva de eludir responsabilidades  por parte de las autoridades implicadas en tanto despropósito. Entre organismos, concejalías, instituciones, consejerías y gestoras, cada uno, desde su poltrona le lanza la papa caliente al otro para que este, a su vez, también aluda al “no, es que esto es responsabilidad de ese otro”. Ausencia absoluta de voluntad política, incapacidad manifiesta para resolver un grave problema y rechazo a la colaboración ciudadana en la aportación de ideas y soluciones al agravio que afecta  al pueblo, único depositario de un patrimonio cuya titularidad es indiscutible, pero una gestión asignada a unas muy malas manos.

“No, es que todo es culpa del Gobierno por incumplimiento del convenio de cesión que el Ayuntamiento le hizo en 2007”. Argumento esgrimido por las autoridades municipales y lavado de manos para intentar esconder responsabilidades. Ante este planteamiento, cualquier ciudadano de bien replicará que si el Gobierno de Canarias incurrió en un presunto delito por atentar contra tan valioso patrimonio urbano, el Ejecutivo debe responder ante los ciudadanos y ante la Justicia por los daños y perjuicios inferidos al municipio y, sobre todo,  debe recabársele la indemnización proporcional al destrozo causado. Así, el “es que no hay dinero” dejaría de tener significado y resolvería de un plumazo una gran parte del problema de la rehabilitación del Espacio Cultural y del Parque. En tal sentido se acordó por unanimidad, en el Pleno de 27 de enero pasado, que si en el plazo de tres meses el Gobierno autonómico no aportaba soluciones, se acudiría a la vía jurídica.

Parque Cultural Viera y ClavijoPor la gravedad de los hechos, por las maniobras de distracción – ¿Qué significa eso de la convocatoria de un “concurso de ideas”?… Por favor -, y por las excusas acumuladas de las concejalías afectas al desafuero, así como de la propia consejería de Cultura, se requiere la urgencia de una acción inmediata, sin más dilación, para impedir  la progresión imparable del deterioro aparentemente intencionado, y que los responsables puedan esconderse tras la espesura de la burocracia.

Si las máximas autoridades municipales – quienes pretenden habilitar la capilla neogótica como recinto de eventos y exposiciones de pájaros y jaulas, en lugar de rescatarla para el culto –  no son capaces de resolver el grave problema que tienen planteado, por el más elemental sentido ético, ambos deben dimitir para dejar sitio a quienes realmente estén capacitados para adoptar las soluciones pertinentes en beneficio de la cultura, de la defensa del patrimonio y en favor de los intereses de los ciudadanos, cuya disposición a cooperar se está viendo actualmente menospreciada y rechazada.

 

 

 

Ana Mendoza

Presidenta de la AsociaciónPor la Rehabilitación del Parque Cultural Viera y Clavijo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.