William Kidd

William KiddEl pirata que se llevó un gran secreto a la tumba.

Sus sanguinarios abordajes inspiraron las historias de numerosos escritores, aunque no todos los historiadores consideran acertada su reputación como ‘pirata’. Es probable que el escocés William Kidd actuara bajo una patente de corso otorgada por Guillermo III de Inglaterra, a pesar de que finalmente fue juzgado y ejecutado por piratería. Se dice que su cuerpo estuvo colgado junto al Támesis durante años, y los miembros de su tripulación no corrieron mejor suerte.

Pero lo más curioso de esta biografía con tintes de leyenda es que para evitar su ejecución, William Kidd accedió a revelar el secreto de un pecio repleto de tesoros. A pesar de que finalmente fue ajusticiado el 23 de mayo de 1701, aquel último intento por salvarse de la muerte despertó la curiosidad de muchos otros marineros y piratas que no tardaron en aventurarse en la búsqueda de ese misterioso botín.

La búsqueda se prolongó durante varios siglos, reavivándose a comienzos del siglo XX con la localización de un pergamino en una vieja escribanía que mostraba una ruta por las costas orientales de América. Esta cartografía ayudaría a localizar, en 2007, el barco hundido del capitán Kidd frente a la costa de Isla Catalina, en República Dominicana.

El tesoro de William Kidd jamás apareció.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.