Vicente Risco y la inspiración febril

Vicente Risco“He aquí la Puerta de Paja…Estás como en tus sueños, ante ella…”

La puerta de paja fue una novela que a punto estuvo de ganar el Premio Nadal de 1952. Pero lo verdaderamente destacable de esta obra es que su autor, Vicente Risco, la escribió en apenas veinte días, poseído por una inspiración febril.

No sabía hacia dónde le conducía todas aquellas líneas que durante algo más de dos semanas estuvo redactando sobre sus cuartillas blancas. Sólo sabía que la necesidad de relatar aquella historia era tal que no podía parar, a pesar de no entender de dónde surgía aquella fiebre de escritura. En una carta a su amigo Fernández Figueroa, el escritor gallego Vicente Risco reconoce que empezó a escribir sin meditar hasta que poco a poco lo que anotaba fue tomando coherencia y se le mostró incluso “demasiado real”.

Así surgió el manuscrito de una obra titulada La puerta de paja, que a punto estuvo de ganar el Premio Nadal de 1952 y que, a pesar de su calidad literaria y de los extraños sucesos que rodearon su proceso de escritura, ha pasado por la historia de la Literatura sin que se le haya prestado nunca demasiado interés.

Risco le mostró el manuscrito del primer capítulo de la novela a su amigo Manuel Casado. Eran unas cuartillas escritas en letra diminuta, con una caligrafía nerviosa que devoraba con ansia el papel en blanco. Entre aquellas páginas encontró líneas enigmáticas, envueltas en el misterio de su fuente inspiradora y de la trama que entretejían: “La puerta se abrirá en cualquier momento y serán tragados por la Nada”.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.