Viaje a Nerja. 1/5

Panorámica de MálagaValeriano Pérez

Heme aquí una vez más ante el “compañero” ordenador en el intento de trasvasar a su memoria los recuerdos que la mía (y mi útil agenda de anotaciones) ha conservado del  viaje, que gracias al Imserso, Julio y yo hicimos en este otoño de 2009, por tierras malagueñas/andaluzas.

Málaga será la provincia que nos acoja y Nerja el punto de destino.

 

 

 

Málaga fue fundada por los fenicios como Malaca. Con 565.000 hab. Es la sexta ciudad más poblada de España y está en la desembocadura del río Guadalmedina, al este del río Guadalhorce y al sur de los Montes de Málaga. Entre 1810 y 1812 fue ocupada por los franceses y fue cuna del genial pintor, escultor y muralista Pablo Ruiz Picasso (1881-1973).

 

La provincia tiene 7.306 km2 y 1.520.000 habitantes. Limita al Sur con el Mediterráneo, al Norte con Sevilla y Córdoba, al Este con Granada y al Oeste con Cádiz. Sus formaciones montañosas pertenecen al sistema penibético y en su parte central se abre la Hoya de Málaga. Sus ríos más importantes son el Guadiaro, el Guadalhorce y el Vélez.

Bajo la dominación musulmana Málaga fue una ciudad fortificada pero no rebasó el límite de sus murallas hasta que fue reconquistada por los Reyes Católicos en el año 1487 tras un largo asedio.

 

Y refiriéndonos más específicamente a la localidad de Nerja diremos que ese bello municipio malagueño se halla situado a orillas del Mar Mediterráneo (el Mare Nostrum Romano) a 51 kilómetros al este de la capital   y dentro de la afamada Costa del Sol, como mundialmente se la conoce. Es un importante enclave turístico que saltó a la fama con la serie televisiva Verano Azul que con certeza marcó un antes y un después en su devenir turístico. Esta serie fue realizada por el cineasta Antonio Mercero a comienzos de 1980 y a poca distancia de nuestro hotel existe  un parque el que hay paseos con el nombre y efigie de sus actores en el que se halla incluso una replica del barco de Chanquete: “La Dorada”

 

La población que cuenta con 21.000 habitantes se asoma al mar por un acantilado donde había un antiguo castillo del siglo IX al que llamara Balcón de Europa el Rey Alfonso XII en su visita a esta localidad el 12 de enero de 1885. Su figura en bronce, que aparece apoyada en la baranda que rodea la elegante -y gatuna- plaza nos recuerda esa real visita.

Nerja posee importantes yacimientos arqueológicos naturales en su afamada cueva cárstica en la cual se encuentra la columna mas gruesa del mundo formada por la fusión de una estalactita y una estalagmita y  otras originales formaciones: la cascada, los fantasmas, el cataclismo.

Dicho lo anterior a manera de preámbulo, pasamos a narrar aquellas incidencias dignas de mención que han de servir para recuerdo y solaz.

 

Viernes, 30 de octubre de 2009. La salida la hacemos por el aeropuerto Tenerife Norte y gracias a Titsa a las 14.30 estamos en el mostrador de Air Europa para tomar el vuelo UX5403 de las 16.35 hacia Málaga. Pasamos el vejatorio control de seguridad y esperamos mientras nos agobia el calor que irradian las amplias cristaleras orientadas al sol que mas calienta y oímos quejarse a algunos pasajeros de los abusivos precios que presentan esas mal llamadas tiendas “libres de impuestos”. Nuestro avión sale puntual y a las 19.45 -hora peninsular- estamos en el aeropuerto malacitano donde nos recibe Claudia, una menuda guía rusa de Mundo Señor, quién nos lleva hasta el autobús que nos espera. A las 20.35 sale la guagua-bus y por la Autovía del Mediterráneo nos conduce hasta nuestro provisional destino: el Hotel Jimesol de tres estrellas que se encuentra en la calle Chaparil nº 16 de Nerja.

A las 21.55 estamos en el hotel y tras el rápido trámite de asignación de habitaciones, bajamos al restaurante donde cenamos aceptablemente.

 

Como es habitual en nuestros desplazamientos, tras proveernos de un mapa de la ciudad, salimos a dar un largo paseo al fin de desentumecer las piernas, facilitar la digestión y conocer la ciudad que hoy nos acoge. Ésta aparece bien iluminada, con muchas calles peatonales que fluyen hacia la cercana línea costera. La temperatura resulta casi veraniega por lo que vamos en mangas de camisa y con calzado cómodo y ligero.

Nuestro errático paseo nos lleva hasta su afamado balcón al que nos alongamos para ver, bajo nuestros pies, la bella imagen de unos roques calizos singulares que se hallan semienterrados en las cristalinas aguas mediterráneas, a los que vienen a besar unas cansinas y perezosas olas. Proseguimos el paseo por el centro histórico de Nerja que data de 1487 y que presenta estrechas calles y blancas fachadas y donde abundan los locales de ocio que dan cabida a una animada vida nocturna. Ya de regreso debemos rechazar la amable invitación de una agraciada joven que intenta hacernos entrar en un local para “invitarnos” a unas copas. Mi madre (q.e.p.d.) me advirtió que desconfiara de las mujeres que fuman y que te tratan de tú pues podrían traer perversas intenciones.

 

Una vez en el hotel procede llamar a Tenerife y nos enteramos de que, al parecer y según los medios de comunicación, había habido en Nerja un movimiento sísmico de cierta importancia del que no nos enteramos ni oímos comentario alguno. ¿Seríamos nosotros a bajar de la guagua? Ya nos vamos a descansar a pierna suelta y ronquido zafado, en una incruenta competición sin vencedores ni vencidos pues ninguno quiere admitir que ronca -una noche me quedaré despierto para averiguarlo-.

 

Sábado, 31 de octubre de 2009.  El desayuno, del tipo buffet modesto, fue siempre aceptable y suficiente pero si lo hacíamos antes de la 8,30 no habría platos calientes (huevos, panceta, salchichas, churros, etc.)

 

A las 11.00 tenemos reunión con la gente de Mundo Señor que intentarán vendernos la moto, digo las excursiones programadas, y mientras nos vamos a dar un agradable paseo costero por un semi abandonado sendero que atraviesa las playas de Calahonda y Carabeo de fina arena amarilla y donde ya hay varios turistas que disfrutan del sol y del mar. Regresamos al hotel a tiempo de contratar dos de las excursiones que nos parecieron más interesantes y así el lunes iremos a las Alpujarras y el jueves para Granada, mientras los días restantes ya nos apañaremos.

 

Después del almuerzo cogeremos la guagua-bus para llegarnos hasta Frigiliana un pintoresco pueblo andaluz de 2900 hab. que se recuesta en la falda de la Sierra de Almijara y que se encuentra a solo 7 km. de Nerja y allí estamos a las 15,15 para dar un paseo por esa localidad.

En su pequeña plaza empedrada se encuentra una especie de kiosco con dos ventanas que guardan dos teatrillos con figuras parlantes y un letrero que indica que si insertas una moneda de 1 € -los millonarios 2- un moro, ayudado por un loro parlanchín en el primero y dos viejas en el segundo te cuentan la historia de la ciudad en verso y nos divierte comprobarlo.

 

Paseamos sin prisas por sus estrechas y típicas callejuelas de blancas casitas con ventanas de rejas, flores y cerámicas y vemos un edificio   singular que fuera un antiguo “Ingenio Azucarero” mudo testigo de un pasado industrial pujante cuando era la caña de azúcar y no nísperos, aguacates o chirimoyos, los que ocupaban esta fértil comarca agrícola. El coqueto pueblo en su conjunto posee un claro atractivo turístico y de ello se beneficia sus pobladores pues abundan los bares y comercios que te ofrecen recuerdos, detalles y regalos de distinta índole y uso. Después de un largo paseo por sus empinadas calles bajo un sol de justicia nos apetece sentarnos y tomar algo en una sombreada terraza.

 

A las 17.00 horas retornamos a Nerja donde una densa neblina que sube de la costa va cubriendo lenta e inexorablemente las edificaciones. Después de la cena salimos a dar nuestro habitual paseo nocturno por las calles de Nerja que hoy se ven mas animadas que de costumbre y  comprobamos con pena como “cada día que amanece, el número de los tontos crece” pues vemos niños y mayores con disfraces macabros.

En efecto, esta noche, 31 de octubre, celebra el mundo anglosajón la fiesta de Halloween, equivalente a la fiesta cristiana de todos los Santos del primero de noviembre, en la que en España se solía representar la mas popular obra teatral española:  Don Juan Tenorio, de José Zorrilla.

Se cree que las prácticas relacionadas con Halloween se originaron entre los antiguos Druidas, que creían que esa noche, Saman, el señor de la muerte, convocaba a todas las huestes de los espíritus malignos. Entre los antiguos celtas, Halloween, era la última noche del año y se suponía que los espíritus de la muerte podían regresar a sus moradas terrenales durante esa noche. En la actualidad la fiesta se ha extendido a otros países no anglosajones y consiste en disfrazarse de “espíritu maligno” y salir a las calles o a una fiesta particular pidiendo golosinas. En verdad se me antoja esta celebración como puro papanatismo y me duele que, puestos a imitar a los americanos, no lo hagamos dedicando también un día agradeciendo favores recibidos: “la Acción de Gracias”. En efecto, el cuarto jueves de noviembre es fiesta nacional en los EE.UU.  y Canadá. La celebraron por primera vez en 1621 los peregrinos puritanos de Plymouth Rock para agradecer la recogida de la primera cosecha y en 1863 Abraham Lincoln la proclamó como fiesta oficial.

Añadir como curiosidad que la cena de hoy, por motivos ignotos, fue mejor que el almuerzo. Otro día, una pareja nos diría que el almuerzo de un día que nosotros comimos fuera, fue en el bar y con la obligación  de elegir entre 3 únicos menús, no siendo tipo buffet como era habitual

 

 

 

Valeriano Pérez

 

 

 

 

{backbutton}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *