Vertidos ilegales de aguas residuales en Güímar

Vertidos ilegales de aguas residuales

Sí se puede e IUC presentan una denuncia

Sí se puede e Izquierda Unida Canaria exigen responsabilidades en relación a los vertidos descontrolados en el Polígono de Güímar

Una denuncia suscrita por la izquierda alternativa del valle de Güímar presentada ayer ante la Fiscalía de Medio Ambiente ha dejado constancia de los vertidos ilegales de aguas residuales que se están produciendo en el polígono industrial de este municipio.

El documento que acusa a la Asociación Mixta de Compensación del Valle de Güímar de estas irregularidades ha sido firmado por los concejales Agustín Espinosa (del grupo de Sí se puede en el Ayuntamiento de Candelaria), Francis Hernández (IUC, Arafo) y Lourdes Galindo (Sí se puede, Güímar), exigiendo a la Asociación responsabilidades por los hechos denunciados.

Los indicadores de contaminación biológica corroboran que se están produciendo vertidos ilegales de aguas residuales en la zona

Tal como informa Espinosa, el Polígono Industrial de Güímar carece de Estación Depuradora de Aguas Residuales Industriales (EDARI) donde las aguas podrían estar sometidas a un meticuloso programa de control y vigilancia fijado por la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias que no se está cumpliendo. “Hemos incidido ante la Fiscalía en que, además del emisario que se está intentando solucionar, existen tres puntos de vertidos ilegales de aguas no depuradas y que no cuentan con autorización” asegura Espinosa que además manifestaba abiertamente su preocupación por la situación actual.

El daño al medioambiente y a la salud causado por estos vertidos se cifra en datos preocupantes, según los distintos análisis que se han hecho. Los indicadores de contaminación biológica, como la demanda biológica o química de oxígeno, se multiplican por 30 o por 8, los sólidos en suspensión, por 13; el fósforo, por 4; el cobre, por 9; el plomo, por 5, y el zinc por 7. “Los parámetros son para asustarse y para tomar medidas de forma inmediata”, aseguró el concejal del Ayuntamiento de Candelaria.

Las consecuencias de estos vertidos ilegales no solo afectan al medioambiente, a la salud de la población y a la actividad económica de las empresas instaladas en el polígono, “alcanzan también al sector turístico; si las instituciones responsables no se mueven por la gente y por el medioambiente, al menos que piensen en los efectos sobre la actividad turística”, matizaba al respecto Lourdes Galindo.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.