Vacaciones en el Palacio de la Ciudad Perdida

Ciudad del Sol Una imponente ciudad de cuento se erige en el corazón de Sudáfrica para los turistas más ricos y excéntricos.

A unos 180 kilómetros al noreste de Johannesburgo, capital del país, existe una ciudad ‘artificial’ ideada para los visitantes que no pueden conformarse con la belleza natural de Sudáfrica.

En el año 1979 se inventó el mito de la Ciudad del Sol, una exuberante civilización perdida en la que coexisten en lujo y la historia imaginaria sobre la que hoy se levanta uno de los hoteles más ostentosos del mundo.

Sobre las supuestas ruinas de aquella antigua civilización se erigió el Palacio de la Ciudad Perdida, un imponente complejo hotelero cuyas habitaciones van desde los 400 euros por noche hasta los casi 6000 de la ‘Suite Real’ precios que, atendiendo a las tarifas de otros hoteles que no cuentan con este lujoso entorno natural, no son del todo desorbitados.

Como su propio nombre indica, este enclave es un lugar resplandeciente que cuenta con más de 300 habitaciones sumidas en el sueño casi infantil de un entorno que parece copiado de una de las películas de Indiana Jones. La supuesta civilización perdida que en su momento ocupó esos territorios, deja como legado una jungla –artificial, eso sí- con animales en semilibertad, ruinas de antiguos templos  y hasta un teatro, todos ellos con reminiscencias decorativas propias de la herencia cultural africana.

Sin embargo, la majestuosidad del Palacio de la Ciudad Perdida y el conjunto de la Ciudad del Sol, no deja de ser para muchos un ejemplo de lo absurdo que puede llegar a ser el ser humano, capaz de inventarse incluso un pasado para que, aquellos que tengan suficiente dinero para permitírselo, puedan disfrutar de esta historia inventada y desproporcionada. A veces los cuentos de hadas solo son el viejo cuento de la opulencia sobre la pobreza.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.