‘Urge’

Urge

Urge

Un abuso de felicidad puede perjudicar seriamente su salud

Sinceramente, Stephen King hacía mejor estas cosas. A pesar de su manía de cerrar las novelas con un carpetazo que hace que tira para atrás y de que en ocasiones las adaptaciones cinematográficas de sus novelas han sido más catastróficas que la propia obra, siempre hay algo que engancha. No sucede así en Urge, una fachada stephenkiningana que no conduce a nada.

Motivos por los que ver y por los que no ver Urge

Si eres un lector un poco avispado, te habrás dado cuenta de que esta película aún no se ha estrenado en España. ¿Será casualidad o es que simplemente están demorando ese fatídico momento en las carteleras españolas? ¿Habrá viajado quien suscribe este crítica a un país extranjero para poder escribir estas líneas?

Puedes seguir haciendo elucubraciones o puedes simplemente leer esta pequeña reseña y estar preparado para cuando se te presente ese gran dilema en la taquilla del cine: ‘¿Qué peli vemos?’. No quiero condicionar en exceso tu decisión, pero te daré una serie de razones por las que, en caso de tener que volver a pasar por esa situación, justificaría el hecho de ver o no ver Urge.

Argumentos a favor

  • En el cine la temperatura es bastante agradable: si en la calle hace frío, aquí vas a estar calentito. Si en la calle hace calor, aquí vas a estar fresquito.
  • Por mucho que te pesen esos cuatro euros, las palomitas que hacen en la máquina del cine saben a gloria cuando están recién hechas. Y si están rancias, que te las cambien, que las estás pagando a precio de oro.
  • En el cine los asientos tienen un hueco para dejar la botella de agua o el refresco. La mayoría de las veces algún macarra se lo ha cargado, pero si tienes la suerte de encontrarte con uno que ha sobrevivido a la furia de Thor, da mucha felicidad.
  • La pantalla es enorme. Aunque te hayas dejado el sueldo de medio año en comprarte una supertele en Mediamarkt nunca va a ser tan grande como la del cine. Por otro lado, esas dimensiones amplifican la belleza de las pelis chulas, pero también la mediocridad de las malas, así que cuidadito.

Argumentos en contra

  • Ya te habrás dado cuenta de que mi juicio sobre Urge no está precisamente balanceado, así que no me voy a esconder demasiado: no vayas a ver Urge, estarás tirando tu dinero.
  • ‘Es la típica película en la que…’ un grupo de amigos viaja un fin de semana al súper chalet de su amigo ricachón en una isla. Durante dos días tienen programadas todo tipo de actividades pero al final se reducen a ir a una discoteca en la que consiguen una droga de lo más guay que se llama Urge.
  • La droga tiene un problema: te provoca la mayor felicidad de tu vida pero se puede probar una única vez, que es como decirte que sólo te puedes comer una deliciosa galleta del paquete de galletas….
  • Por supuesto, todos pican y acaban metiéndose Urge hasta por las uñas de los pies. Y claro, la cosa se desmadra un poco al estilo La tienda de Stephen King, pero con más sangre y más cosas raras.

¿Te parece un argumento interesante? Pues no te dejes engañar porque sé que visto así el tema tiene su intríngulis pero, en serio, no merece la pena. Gástate el dinero de la entrada en muchas palomitas recién hechas y quedarás infinitamente más satisfecho.

 

 

Celina Ranz Santana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.