Una nueva puerta al ‘Cementerio de los libros olvidados’

El prisionero del cielo - Carlos Ruiz ZafónCarlos Ruíz Zafón publica El prisionero del cielo y recupera la intriga y la emoción que cautivó a sus lectores con La sombra del viento.

El autor catalán parecía haber flojeado un poco con El juego del ángel que, para muchos de sus seguidores, no era una continuación digna de la saga del ‘Cementerio de los libros olvidados’, ese espacio misterioso en el que convergen la historias que necesitan de protección.

Sin embargo, con El prisionero del cielo, Carlos Ruíz Zafón recupera parte de la esencia de ese libro que lo lanzó a la fama hace unos cuantos años, La sombra del viento, a pesar de que el autor ya había hecho su incursión en el ámbito literario años antes a través de la novela juvenil.

Como siempre, habrá quien opine que existe demasiada literatura ‘de calidad’ como para perder el tiempo con este tipo de obras. Sin embargo, el que disfruta de la lectura encuentra tiempo para todo: para los clásicos, para las obras universales, para los cómics, para los premios literarios y para aquellas obras que, antes de salir a la venta, están destinadas a convertirse en un best-seller, con las connotaciones negativas que para muchos críticos tiene eso de acercarse a ‘la masa’.

El prisionero del cielo no es una obra sobre las inquietudes del hombre o sobre cuestiones existenciales que la hagan trascender en el tiempo. Sin embargo, será recordada como una pieza más en el gran edificio que Zafón está construyendo en torno a ese ‘Cementerio de los libros olvidados’ al que cualquier lector con un mínimo de curiosidad le gustaría tener acceso.

Siendo un poco más humildes y un poco menos pedantes -algo común entre los críticos- El prisionero del cielo no deja de ser una obra entretenida, con una de esas tramas que enganchan tanto como para acabar de leerla en apenas un día. Una obra además muy cinematográfica, concebida como un guión de película que va dando saltos entre el pasado y el presente y que conecta acontecimientos y personajes de La sombra del viento y El juego del ángel con la sutileza suficiente para que la lectura de las dos obras anteriores, aunque recomendable, no sea un condicionante.

Zafón regresa a la vida de Daniel Sempere hijo, convertido ya en padre de familia, para indagar en una parte del pasado del personaje que hasta ahora desconocíamos. Barcelona vuelve a ser el escenario de las intrigas que condicionarán todo el argumento de la obra: una ciudad misteriosa en la que, al parecer, los muertos andan sueltos por sus calles…

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.