Una matanza premeditada

El presunto autor del doble atentado en Noruega califica el acto de ‘cruel, pero necesario’.

El pasado viernes 22 de julio, Anders Behring Breivik -detenido como presunto autor del doble atentado en Noruega-, escribía la última parte de un manifiesto de 1.500 páginas en el que llamaba a la violencia contra musulmanes y comunistas. El documento, titulado 2083, A European Declaration of Independence, constituye una declaración de intenciones basada en una teoría revolucionaria en la que defiende la tesis de que las ideas marxistas han destruido el equilibrio de Europa y es necesario acabar con todo lo que se relacione con ella para crear una nueva sociedad. En este sentido, la “colonización islámica” también se habría convertido en una amenaza para el continente, por lo que los musulmanes no tenían cabida dentro de su “plan de salvación”.

En sus escritos, Behring se retrata como un héroe capaz de dar un giro a la sociedad europea, convencido de que los ataques terroristas que había planeado eran “crueles, pero necesarios”. El detenido –que se autodefine como “cristiano fundamentalista”- se ha declarado autor de los hechos y se ha prestado a colaborar en la investigación que se está llevando a cabo, mostrando evidencias acerca del ataque que, según afirma, llevaba años preparando. En este sentido, el manifiesto no sería solo una declaración de intenciones sino una guía sobre cómo llevar a cabo futuros ataques.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.