Una ‘marca propia’ pero de calidad

Parque Viera y Clavijo

Interesante noticia recién aparecida, según la cual, “Santa Cruz de Tenerife estudia crear una marca propia para promocionar su oferta turística. El Ayuntamiento planifica su estrategia para atraer a más visitantes al municipio con hoteles, agencias de viajes y asociaciones empresariales”).

Muy bien y muy bonito. Sobre todo, por esa positiva intencionalidad de consenso. Pero se sigue ignorando el testimonio más válido para cualquier proyecto de este tipo, cual es la participación ciudadana. Los habitantes capitalinos, a pie de calle y sin intereses inherentes a un cargo o al partido, son, somos, quienes mejor percepción y criterio podemos ofrecer a la hora de diseñar cuestiones como la aquí expuesta, que, como declaración de intenciones debe considerarse muy positiva, pero como suele suceder, puede quedarse en agua de borrajas por exceso de palabrerío ahumado.

Para dar validez a esta reflexión, me permito poner un ejemplo concreto, relacionado con el conjunto reivindicativo de nuestra Asociación y aplicable a esta iniciativa de fomento turístico que, si hubiese contado, además, con la participación ciudadana, esta plataforma habría proporcionado testimonios útiles y eficaces para la consecución de objetivos.

He aquí el ejemplo: Para dirigirse al Hotel Escuela (propiedad del Gobierno de Canarias), vía  calle San Sebastián, desde la plaza de la República Dominicana, el visitante que va a alojarse en un establecimiento supuestamente modélico, se encuentra a la izquierda con más de cien metros de muro enorme de chapa metálica, justo antes de la entrada principal del hotel, pintarrajeado de grafitis de nula calidad artística, que ocultan los edificios del Parque Viera y Clavijo como una ofensa al paisaje urbano de una ciudad preciosa, pero sucia y maltratada. Es de la que se pretende presumir y ofrecer como  maravilla turística.Parque Viera y Clavijo

Son estos grandes detalles, que a las instituciones pueden parecerles insignificantes, los que verdaderamente le confieren entidad y categoría a una ciudad como la nuestra, cuyo excelente potencial solo necesita voluntad política para asearla con la buena fe y eficacia que debieran apoyarse en la colaboración de quienes tenemos capacidad de discernir responsabilidades.

Si el Hotel Escuela es propiedad del Gobierno de Canarias y, además, se le asignó en su día la conservación y mantenimiento del parque, tanto los responsables municipales como todos los partidos en consenso, están tardando demasiado en exigir la rehabilitación inmediata de un entorno declarado BIC, empezando por retirar la valla que, como motivo artístico, necesita otra ubicación alejada del parque cultural y más acorde con sus características, donde los artistas puedan expresarse con mayor calidad, libertad  y espacio.

Por el mismo motivo estético, es imprescindible y urgente la retirada de las dos vallas publicitarias que, desde la plaza República Dominicana, interfieren la vista del edificio principal del parque. La inapropiada colocación en su día demuestra una cierta falta de sensibilidad y conocimiento que debe corregirse de inmediato cambiando su ubicación a un espacio más adecuado y rentable para los anunciantes.

En la misma onda de promoción turística para nuestra querida Santa Cruz, sería un brillante motivo de atracción, una vez rehabilitado el parque y rescatado su pasado esplendor, que se pusiera de moda la celebración de bodas u otros eventos sociales, tan especiales como que tuvieran lugar en la capilla neogótica – pendiente de su readaptación al culto religioso – del antiguo colegio de La Asunción, dentro del parque, en un paraje ideal, rodeado de preciosos jardines  y con el Hotel Escuela al ladito,  para los invitados.

¿Será por ideas?…

 

 

Ana Mendoza

Presidenta de la Asociación por la rehabilitación del parque cultural “Viera y Clavijo”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.