Una asociación planea implantar en las Islas la terapia asistida con burros

La asinoterapia se emplea con éxito en pacientes de Alzheimer y Parkinson, autistas, síndrome de Down y parálisis cerebral.

Ya está en activo la Asociación Multidisciplinar para la Promoción del Burro en Actividades de Recreo y Terapia -AMBAR-, una joven organización que se ha fundado para desmentir la mala fama que históricamente han tenido estos animales y otorgarles la dignidad que se merecen. El objetivo primordial de AMBAR es evitar la extinción a la que está condenada el burro por la desaparición de las tareas agrícolas y de transporte que tradicionalmente han desarrollado, campos en los que la tecnología ha superado con mucho las posibilidades del animal.

Para materializar su objetivo, AMBAR nace con un buen número de proyectos bajo el brazo que buscan conseguir que los burros recuperen una utilidad renovada en los tiempos actuales. El más llamativo e ilusionante por su contenido social es el de la asinoterapia, nombre por el que se conoce la terapia asistida con burros. Recurrir a ciertos animales para el tratamiento de enfermedades es una práctica habitual desde principios del siglo XIX y en el caso de Canarias hay un referente sólidamente establecido, la delfinoterapia, que ya ha mostrado excelentes resultados.

La asinoterapia se practica con normalidad en países de Centroeuropa y Estados Unidos, y en el caso español, la asociación gallega ANDREA es pionera en su aplicación. En lo que respecta a Canarias, AMBAR se dispone a comenzar el tratamiento de personas en desventaja física, psíquica o social. Para ello, la asociación se encuentra ya en contacto con colectivos y ONG afines de las islas para facilitar esta terapia a enfermos de Alzheimer y Parkinson, autistas, síndrome de Down y parálisis cerebral; en lo que esperan que represente una ayuda para todos estos colectivos y conseguir, a la postre, una mejora en la calidad de vida tanto de los pacientes como de sus familiares o cuidadores.

Otro de los proyectos de AMBAR consiste en acercar los burros a los colegios y dar la oportunidad a los niños de primaria de disfrutar de su presencia. También figura entre los planes de la asociación la conservación de la raza autóctona de Canarias, el burro majorero. En este sentido, AMBAR pretende convertirse en portal y punto de encuentro para los propietarios de ejemplares de esta variedad con la intención de facilitar la unión de parejas que puedan criar y evitar en la medida de la posible la endogamia, asegurando de esta forma su continuidad. La última de las iniciativas de AMBAR está enfocada al senderismo y recuperación de espacios degradados. La finalidad es popularizar las rutas por los caminos reales que cruzan la geografía isleña y realizarlas en compañía de un burro, lo que supondría una novedosa experiencia.

Todos los clientes de CajaCanarias pueden apoyar este proyecto votando por el mismo en el Programa ‘Tú eliges: tú decides’ de esta entidad bancaria, buscándolo como Asociación AMBAR o designando directamente el código de proyecto número 31875.

El día 16 de diciembre, AMBAR llevará a cabo la primera visita con sus burros a un colegio, el C.E.I.P Narciso Brito, en La Cuesta -La Laguna-, en lo que será el colofón de un proyecto que ya este centro ha desarrollado bajo la excusa del cuento de “Los músicos de Bremen” de los hermanos Grimm, y que se ha materializado en un trabajo sobre la figura del burro con alumnos de Educación Infantil de entre 3 y 5 años. Asimismo, en el mes de enero se realizará una presentación de esta asociación y de sus iniciativas en la Casa del Ganadero, espacio propiedad del Cabildo de Tenerife y que amablemente ha sido puesto a disposición de AMBAR para sus actividades.

En la actualidad la asociación cuenta con dos burras perfectamente sociabilizadas con las que llevar a cabo todas las tareas que se han propuesto realizar, no obstante la intención de AMBAR es aumentar la cabaña de burros a su disposición, tanto por la adquisición de nuevos ejemplares como por el hecho de que se planea contar con otros animales pertenecientes a personas ajenas a la asociación, pero que deseen sumarse a esta estimulante iniciativa.

El equipo de AMBAR está integrado por seis miembros con conocimientos en campos tan diversos como la sanidad, la psicología, la veterinaria o la pedagogía, por citar algunos. Varios de sus componentes han recibido formación específica como operadores en asinoterapia impartida por la asociación ANDREA en colaboración con la Universidad de Vigo.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.