Un radio telescopio en el Parque Natural de Tamadaba

Parque Natural de Tamadaba

Parque Natural de Tamadaba / Bentaguayre

Ben Magec-Ecologistas en Acción denuncia las obras en uno de los espacios con más figuras de protección de Gran Canaria

Según explican desde la asociación, este «impactante» proyecto incluye la tala de casi dos hectáreas de pino canario, la construcción de tres edificios y de instalaciones que alcanzan los 17 metros de altura, con importantes desmontes y transformación de un espacio de alto valor paisajístico y ambiental.

Los tres edificios proyectados junto con los viarios interiores y pistas ocupan 32.000 metros cuadrados en las puertas del Parque Natural de Tamadaba. El complejo forma parte de la Red Atlántica de Estaciones Geodinámicas y Espaciales (RAEGE).

La obra promovida por el Ministerio a través del Instituto Geográfico Nacional (IGN) y en suelo propiedad del Cabildo, ha sido anunciada para empezar a ejecutarse a inicios del próximo 2020, con una inversión que supera los 6 millones de euros. Según el IGN los instrumentos ya están en un almacén del Puerto de Las Palmas.

Protección medioambiental en el Parque Natural de Tamadaba

«La zona no puede tener más títulos y capas de protección, absolutamente ignoradas por la administración y los promotores, que no han servido para frenar esta infraestructura que ha sido proyectada con absoluta falta de transparencia; la semana pasada se anunció en prensa local que ya cuenta con todos los permisos», critican los ecologistas.

Los reconocimientos de su alto valor ambiental son: Parque Rural del Nublo, Reserva de la Biosfera, LIC (Lugar de Interés Comunitario ES7010019), Zona de Especial Conservación, Red Natura 2000, ZEPA (Zona Especial de Protección de Aves ES0000346 y la más reciente: Patrimonio Mundial por parte de la Unesco de Risco Caído y Montañas Sagradas de Gran Canaria, estando dentro su zona núcleo). Además bordea el Parque Natural de Tamadaba.

«Pocos lugares gozan de tanta protección sobre el papel. En la práctica, Ayuntamiento de Artenara, Cabildo de Gran Canaria y Gobierno de Canarias parecen bendecir cualquier atropello y atentado que desee perpetrarse en cualquier parte de nuestro frágil territorio, saltándose todas las normas locales, autonómicas, nacionales e internacionales».

La federación ecologista canaria pide al Cabildo de Gran Canaria que «frene este destrozo y nos preguntamos cómo pretenden evitar los controles por parte de la Unesco para mantener una de nuestras montañas sagradas alejadas del hormigón de la obra».

Ben Magec-Ecologistas en Acción concluye asegurando que «si este verano toda la isla lloraba por la llegada del incendio a Tamadaba, no existe incendio más irreparable que sepultar nuestros ecosistemas naturales bajo el cemento y el hormigón».

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *