Un mundo de maravillas. 5/7

Mausoleo de Halicarnaso“Antes de que su tarea fuera completada, la reina Artemisia murió. Los cuatro escultores no abandonaron su trabajo, sin embargo, hasta que no lo finalizaron, considerando que la obra era tanto un memorial de la pareja gobernante de Halicarnaso como de su propia pericia escultórica. Y hasta ahora, está por decidir cuál de las dos representaciones es más poderosa“

 

La ciudad de Halicarnaso fue fundada por los dorios –una de las cuatro principales tribus griegas junto con los jonios, los aqueos y los eolios-  en un enclave estratégico en la costa del golfo de Cos, donde actualmente se encuentra la ciudad turca de Bodrum. Fue ésta una época de grandes conflictos entre griegos y persas, pues estos últimos estaban decididos a expandir su imperio por todo Asia Menor invadiendo territorios helenos. Sin embargo la victoria de los griegos contra la ocupación persa -las denominadas Guerras Médicas- hizo que su imperio se fortaleciera. Pero las rivalidades internas en la administración de estos amplios territorios provocó serias diferencias entre espartanos y atenienses, que se enfrentarían en la Guerra del Peloponeso, con Esparta como vencedora. Los persas aprovechan esta nueva coyuntura política para recuperar los territorios perdidos en las Guerras Médicas y gracias a su considerable fuerza militar, lo consiguen. Los espartanos no tardarán en poner en marcha el proceso de reconquista y las ciudades griegas bajo dominio persa comienzan a sublevarse. La última ciudad en caer frente a las sublevaciones sería Halicarnaso, gobernada por Mausolo. El levantamiento fue contenido por los persas y Mausolo, que había mantenido una actitud favorable a este imperio, se ganó su favor, convirtiéndose finalmente en gobernador –sártrapa- de la nueva provincia de Caria, con Halicarnaso como capital.

 

Fue una etapa próspera para la ciudad, cuna de grandes artistas y pensadores, como es el caso de Herodoto. También desde el punto de vista político y económico, Halicarnaso era todo un referente para las demás provincias de Asia Menor.
Cuando Mausolo muere, su mujer Artemisa ordena construir una tumba monumental en su honor –de ahí que todos estos tipos de edificaciones sean conocidos como “mausoleos”-. Sátiros y Piteos fueron los arquitectos contratados para la construcción de esta obra de arte con la que Mausolo pasaría a la historia: un enorme edificio Mausoleo de Halicarnasode planta rectangular con las fachadas cubiertas de relucientes placas de mármol y un techo en forma de pirámide escalonada que se sostenía sobre 117 columnas jónicas dispuestas en doble hilera. Los mejores escultores del mundo trabajaron en la elaboración de las más de 400 obras que decorarían la tumba de Mausolo, entre ellas la cuádriga que coronaba la cúspide del edificio, a más de 50 metros de altura.

 

Pero poco hubo de durar toda aquella magnificencia. Y es que, de las Siete Maravillas, la tumba de Mausolo en Halicarnaso fue la que menos tiempo se mantuvo en pie. Apenas dieciséis años después de que fuera terminada la obra, Alejandro Magno y sus tropas entren en Halicarnaso para liberar a la ciudad del dominio de los persas y la destruyen por completo. Las ruinas del mausoleo serían utilizadas en el siglo XIV para la construcción de del castillo de San Pedro de Halicarnaso, por parte de la Orden de los Caballeros de San Juan. Excepto los textos que dejaron escritos los propios arquitectos del proyecto, poca información se conserva acerca de esta gran obra de arte que podría haber inspirado el Mausoleo de Alejandro Magno en Alejandría.

 

 

 

 

 

[Próxima maravilla: el Coloso de Rodas]

 

 

{backbutton}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *