Un lugar en el mundo. Varosha: tres décadas de olvido.

Ciudad fantasma de VaroshaEn su momento fue una próspera ciudad turística de la región de Famagusta, en Chipre. Pero a mediados de los 70, y como consecuencia de la invasión turca, los más de 45.000 habitantes que residían en ella fueron desalojados. Jamás regresaron a aquel lugar que, desde entonces, no es ni la sombra de lo que un día llegó a ser.

Entre 1970 y 1974 –año en el que se produce la invasión turca- Varosha fue el principal destino turístico de Chipre y hasta allí se desplazaban visitantes de todos los rincones del mundo. No fue un hecho casual: en la zona se habían realizado grandes inversiones durante los últimos años con el fin de convertir aquel lugar en una ciudad moderna y atractiva en la que llegaron a pasar su vacaciones personajes tan destacados como Richard Burton y Elizbeth Taylor o Brigitte Bardot. Varosha era un lugar de ensueño, con lujosos hoteles y tiendas de importantes firmas a lo largo de la gran avenida que recorría el litoral, frente a la playa de Glossa.

A unos pasos del lujo y el glamour se levantaban grandes bloques de apartamento en los que se hospedaban las miles de personas que se encargaban de poner en funcionamiento cada día ese motor turístico que estaba haciendo prosperar de forma significativa la economía de la isla. En definitiva, Varosha era un lugar para el ocio y el descanso con fama mundial que ofrecía calidad de vida tanto a los visitantes como a los residentes habituales. UnHotel abandonado en Varosha rincón idílico hasta que irrumpió en escena la estupidez humana.

El 15 de agosto de 1974, las Fuerzas Armadas de Turquía invaden por segunda vez la isla de Chipre, esta vez en respuesta al golpe militar llevado a cabo por la ultraderecha chipriota –con el apoyo de los griegos- cuya finalidad era la unión expresa de ambos países. Turquía, que desde hacía varias décadas también había tenido la intención de anexionarse la isla, envió a sus militares entendiendo que el golpe pro-griego amenazaba la seguridad de los ciudadanos turcochipriotas. Así pues, turcos y griegos se enfrentan en territorio chipriota hasta que se produce un alto el fuego y la isla queda dividida en dos zonas de influencia: al sur, los griegos y al norte los turcos, a la espera de que un gobierno legítimo recupere el poder y garantice la independencia de Chipre frente a ambos países. Sin embargo, después de que esto se produce, Turquía decide mantener un protectorado en algunas regiones de la isla, una situación que se ha mantenido hasta la actualidad y que ha impedido, entre muchas otras cosas, que lugares como Varosha recuperen su antiguo esplendor.

La ocupación trajo consigo el desalojo de las más de 45.000 personas que residían en la ciudad y que, tras el asedio, se quedaron sin sus trabajos, sus negocios, sus casas y una parte importante de sus vidas. Varosha quedó convertida en una ciudad fantasma que durante más de tres décadas ha permanecido en el olvido mientras cientos de miles de personas aún esperan regresar a un lugar que les pertenece, más allá de cualquier rivalidad política, económica o militar.

 

 

 

 

 

 

{backbutton}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.