Un lugar en el mundo. Staten Island, el futuro varado

Rossville Boat GraveyardA escasos kilómetros de la gran manzana neoyoroquina, en Staten Island, se encuentra un enorme cementerio de barcos conocido como Rosseville Boat Graveyard, donde la herrumbre y la madera podrida se hunden lentamente.

Nuevos y modernos buques han sustituido a estas pesadas carcasas metálicas que en su momento navegaban por las aguas de la bahía neoyorquina. El cementerio de barcos de Staten Island no suele aparecer en las guías turísticas de la ciudad de Nueva York porque es un rincón decrépito de la ciudad al que durante décadas se le ha dado la espalda. Nadie ha hecho nada por rescatar este paraje ni por reciclar las toneladas de metal que lentamente se hunden en las aguas de este lugar, carcomidas por la sal, el óxido y la indiferencia.

Casi medio centenar de barcos en desuso se amontonan en el Rosseville Boat Graveyard, un enorme desguace en el que lo que no sirve para nada acaba literalmente en el fondo del mar, si bien desde hace muchos años el lugar está siendo explotado por la empresa Witte BioMarine, que negocia con chatarra de acero.

Desde principios del siglo XX, los barcos neoyorquinos que quedaban en desuso eran trasladados hasta este lugar porque sus aguas poco profundas permitían un desguace más cómodo de las piezas que aún resultaban útiles. Pero actualmente, el que fuera el astillero de Rosseville no es más que un cementerio en el que estos grandes cadáveres metálicos se encuentran herrumbrosos y a medio enterrar.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.