Un lugar en el mundo. El faro del Erie: arte efímero

Faro del ErieEn la frontera entre Canadá y Estados Unidos, exactamente en una de las orillas del Lago Erie, la naturaleza sorprendía a los ciudadanos con una impresionante obra de arte: una enorme escultura de hielo que encerraba en su interior los muros del viejo faro.

 

El faro del Lago Erie, en la ciudad estadounidense de Cleveland -Ohio-, ha servido de guía para los navegantes desde 1911. Esta es una zona de mucho tránsito marítimo, puesto que se encuentra en la frontera entre Estados Unidos y Canadá. Sin embargo, las condiciones de navegación en el lugar son muy duras debido a las bajas temperaturas que se alcanzan durante los meses de invierno.

Un claro ejemplo de esas dificultades se puede contemplar estos días en la obra de arte que la naturaleza ha esculpido sobre el viejo faro. El hielo cubría por completo los muros del edificio, mostrando esta silueta de cuento de hadas. La combinación de las bajas temperaturas, los fuertes vientos y las gigantescas olas que se elevaban sobre el mar arremetiendo contra sus muros de piedra, han convertido el faro en un castillo gélido que bien podría ser el lugar de residencia de La reina de las nieves.

Este gigante de hielo es ahora inservible para la navegación, pero se ha convertido en una verdadera obra de arte efímero hasta la que se acercan cientos de visitantes. Un ejemplo de cómo las manos de la naturaleza esculpen el paisaje convirtiendo lo cotidiano en todo un acontecimiento.

{youtube height=”250″}k0_GO7cj0jk{/youtube}

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.