Un cuarto de siglo con Game Boy

Game BoyLa idea surgió al ver a un pasajero de avión entreteniéndose con una calculadora electrónica.

Ya en la década de los 80, una desconocida compañía japonesa –Nintendo-, había lanzado al mercado una línea de videoconsolas portátiles conocida como Game&Watch que ofrecía un diseño mucho más moderno que el de la competencia y la ventaja de que el usuario se la podía llevar a cualquier lado.

Asentadas las bases de la videoconsola del futuro, Gunpei Yokoi y su compañero Satoru Okara decidieron que era el momento de dar un paso más allá y conseguir una videoconsola más potente y con opciones de juego más flexibles, de tal manera que una misma máquina portátil se pudiera utilizar para varios videojuegos.

Se cuenta que la idea de la Game Boy ‘asaltó’ a Yokoi durante un viaje en avión, cuando éste vio cómo uno de los pasajeros trataba de entretenerse con su calculadora electrónica. Los primeros diseños de Yokoi y Okara eran demasiados exigentes y para conseguir el equilibrio entre portabilidad, jugabilidad y precio, los ingenieros tuvieron que realizar ajustes que supusieron una considerable reducción de la calidad. Con todo, la videoconsola que surgió de aquel arduo trabajo estaba destinada a convertirse en una de las más populares de la década de los 90.

El 21 de abril de 1989 apareció en Japón la Game Boy y fue un éxito inmediato que no tardó en expandirse por todo el mundo. Aunque técnicamente no era comparable a otras videoconsolas de la época, la Game Boy era la primera portátil a un precio asequible, por lo que se abrió un hueco en el mercado. Cuatro pilas, cientos de títulos, el superéxito de Mario Bros., la diferencia abismal de precio frente a sus rivales… convirtieron la Game Boy en todo un clásico y hoy en día sigue siendo la videoconsola de referencia de los nostálgicos.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.