Un completo manual para la práctica de exorcismos

Escena demoníacaEn el siglo XVII un religioso español publicó una guía práctica contra endemoniados.

Práctica de exorcistas y ministros de la Iglesia es algo parecido a un manual de instrucciones para la realización de exorcismos. Aunque en la actualidad esto podría resultar una idea un tanto disparatada, lo cierto es que en la época en la que fue publicado el libro -a comienzos del siglo XVII-, este tipo de prácticas era bastante común aunque, eso sí, distaban mucho del concepto de ‘exorcismo’ que la literatura y el cine se han encargado de transmitir.

El padre Benito Remigio, de la Orden de los Clérigos Regulares Menores, tuvo la original idea de plasmar sus conocimientos sobre algunos temas sobrenaturales en esta obra en la que tan pronto se habla de cómo echar a los duendes de una casa como obligar a un espíritu a que abandone el cuerpo poseído de un mortal. Es la Práctica de exorcistas y ministros de la Iglesia, una obra que se compone de oraciones, cánticos y alabanzas a numerosos santos y vírgenes para que intercedan en la consecución de un fin milagroso: acabar con lo maligno. Muchos de estos males -incluida la posesión-, se ‘curaban’ haciendo que el ‘enfermo’ sostuviera un cirio y una cruz y obligándole a someterse a un juramento de amor a Dios con el que los espíritus se purifican y quedan libres de toda maldad. Nada parecido a los dramáticos exorcismos cinematográficos pero tan efectivo, según el padre Remigio, que sirve incluso para eliminar el pulgón de las plantas o para ofrecer protección frente a las inclemencias del tiempo.

 


El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.