Un anciano chino lleva 30 años bebiendo gasolina

Todo comenzó cuando un amigo le recomendó tomar pequeños sorbos de queroseno para poner fin a un resfriado mal curado.

Chen De, un hombre chino de 72 años, considera que las pequeñas dosis de gasolina que toma a diario resultan beneficiosas para su salud. Es algo que lleva practicando desde hace tres décadas, cuando un amigo le comentó que un buen remedio para sanar un resfriado persistente era tomar queroseno. Durante un tiempo, Chen De así lo hizo y años después cambió el queroseno por la gasolina, pero siguió tomando su dosis diaria de combustible para mejorar su estado de salud.

Estima que a lo largo de un mes toma entre tres y cuatro litros de gasolina. Y es que, al parecer, el combustible ha generado en él una adicción tan poderosa que prefirió abandonar a su familia -después de que esta intentara en reiteradas ocasiones que abandonara esta práctica- antes que el consumo de gasolina.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.