Truman Capote, el novelista de la no-ficción

Truman Capote“La vida es una buena obra de teatro con un tercer acto mal escrito”

Ésta era una de las múltiples tarjetas de presentación de Truman Capote, un escritor controvertido, creador de una corriente literaria entre el periodismo y la novela, que terminó sus días entregado al alcohol y a las drogas hasta el punto de que fue una sobredosis la que acabó con su vida.

Sobre la vida de Truman Capote se han escrito numerosos ensayos e incluso se han rodado algunas películas. Y es que Capote fue un personaje peculiar en el ámbito de la literatura, y aunque su figura ha sido en ocasiones más recordada por sus vicios y excentricidades, no hay que olvidar la trascendencia de su faceta como periodista y escritor, una mezcla que se resolvería en la creación de un nuevo estilo literario, cercano a ambas orillas pero en mitad de esas aguas turbulentas.

Truman Streckfus Persons nació en Nueva Orleans en 1924 en una familia con problemas económicos y fruto de un matrimonio en el que las peleas eran constantes. No es de extrañar que desde muy pequeño fuera enviado a vivir a casa de la familia de su madre, en un ambiente rural que Truman recuperaría posteriormente en muchas de sus novelas. Sus padres se divorciaron y su madre se casaba en segundas nupcias con un hispano llamado Joseph García Capote, del que Truman tomaría su nuevo apellido. Al poco tiempo, los tres se trasladaban a Nueva York, una ciudad que abre nuevas perspectivas a los horizontes creativos del joven escritor. Tan pronto como termina sus estudios comienza a trabajar como corrector en The New Yorker, una de sus publicaciones favoritas, que por aquel entonces estaba necesitada de personal porque la mayoría de sus redactores se encontraban en la II Guerra Mundial. Erróneamente se le atribuyeron a Capote unas duras críticas al poeta Robert Frost, y fue despedido de la empresa.

El cambio de aires no le vino nada mal a Truman Capote, cuyos relatos ya comenzaban a circular por otras publicaciones. Además, fue admitido en la residencia de verano para escritores, donde además de hacer interesantes contactos en el ámbito editorial, iniciaría su verdadera carrera como novelista. También allí hace pública su homosexualidad y comienza una relación con otro escritor, Newton Arvin, que terminaría dos años después para dar comienzo a un nuevo romance, en esta ocasión con el también escritor Jack Dumpy.

Con 23 años publica su primera novela, Otras voces, otros ámbitos, en la que por primera vez se habla con libertad del tema de la homosexualidad. A ésta publicación le seguirían numerosos relatos, guiones de cine y teatro y hasta un musical. En 1966 la crítica internacional lo encumbrará con su novela A sangre fría, una novela – documento con la que inicia la corriente de la no – ficción. Junto a Desayuno con diamantes es una de las novelas más conocidas del autor.

Truman Capote realizaría numerosos viajes por Europa dejando como testimonio artículos y relatos, y algunos otros textos que serían rescatados después de su muerte y publicados como obras póstumas del autor. Su especial talento literario y su ingenio intelectual le hicieron ganar mucha fama y dinero, permitiéndole llevar una vida llena de excesos junto a las celebridades de la época. En una de sus declaraciones el escritor admitía “Soy alcohólico. Soy drogadicto. Soy homosexual. Soy un genio”. Sin embargo, toda esa genialidad que Capote desprendía en sus textos no logró rescatarle de una vida con muchos altibajos emocionales y una gran dependencia al alcohol y a los psicofármacos. En esa carrera de autodestrucción, especialmente en sus últimos años de vida, no había espacio para un tercer acto bien construido. Truman Capote fallecía de sobredosis en 1983.

 

 

 

 

 

 

 

{backbutton}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.