Desmantelada una red de tráfico de personas entre Canarias y Marruecos

La organización criminal habría obtenido más de 350.000 euros de beneficios con el tráfico de personas entre ambos territorios

Más de 150 agentes participaron en la desarticulación de una red criminal dedicada al tráfico de personas entre Canarias y Marruecos. Se estima que la organización criminal programó la salida de hasta 20 pateras, de lo que obtuvo unos beneficios que superan los 350.000 euros. La intervención policial se ha saldado con la detención de hasta 28 personas en Lanzarote, Fuerteventura, Gran Canaria, Tenerife, El Hierro, Ibiza, Castellón y Calatayud y la anulación de ocho próximos viajes ilegales y el riesgo que estos hubieran supuesto para más de 200 migrantes.

El tráfico de personas estaba organizado a ambos lados del océano

Los agentes españoles han contado con la colaboración de EUROPOL para la desarticulación de esta red de tráfico de personas entre Canarias y Marruecos. Se calcula que esta organización habría introducido en España a alrededor de 180 migrantes a bordo de 7 pateras. Las cifras podrían haber sido más altas de no ser porque 5 de las salidas tuvieron que ser canceladas debido a condiciones climatológicas demasiado adversas para un viaje ya de por sí arriesgado: características inadecuadas de las embarcaciones, demasiadas personas a bordo, inexistencia de medidas de seguridad, desconocimiento de las habilidades necesarias para mantenerse a flote, etc.

La organización criminal investigada se caracterizaba por un alto nivel de sofisticación y profesionalización y, en ocasiones, el responsable de la navegación ofrecía a los traficados que, en medio de la travesía, eligieran la isla de llegada. Existían miembros a ambos lados del océano, por un lado en Marruecos, donde planificaban los viajes y captaban a los migrantes, encargándose de su alojamiento y traslado hasta el punto de salida de la embarcación, lugar donde aprovechaban la corriente de un río para partir en dirección a Canarias. Los miembros de la organización no dudaban en emplear la violencia contra los migrantes en caso de que no obedecieran sus indicaciones.

En las Islas Canarias se encontraba asentada la otra rama de la organización criminal, permanentemente enlazada con su homóloga en Marruecos. La actividad desarrollada por sus integrantes pasaba desapercibida al encontrarse perfectamente integrados socialmente. Entre sus actividades, se encontraba la organización de los viajes, la captación de los traficados y la venta de coordenadas para que las embarcaciones pudieran navegar hacia lugares situados en Canarias, sin ser detectadas por los distintos operadores de salvamento y seguridad.

 

El Ilustrador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.