Desarticulada una red dedicada al tráfico de personas

tráfico de personas

Embarcación con inmigrantes / Archivo de la Guardia Civil

Sólo en 2016 había traficado con 500 personas de origen subsahariano


5.429 inmigrantes ilegales murieron en el mar en 2015
Rescate de una patera en Canarias

La Policía Nacional ha desarticulado una red criminal dedicada al tráfico de personas y ha detenido en Madrid a seis miembros de dicha organización. Los detenidos captaban a los inmigrantes en sus países de origen, normalmente subsaharianos, los conducían hasta Marruecos y desde allí cruzaban a España hacinados en pateras en un viaje a Gran Canaria, Cádiz o Granada que les costaba 3.000 euros y que debía ser abonado en el país de origen.

Tras la travesía perdían el contacto con la organización temporalmente para no levantar sospechas mientras eran atendidos por las ONGs tras el rescate. Con posterioridad volvían a establecer comunicación con ellos a través de los números de teléfono que se les habían facilitado antes del viaje y se reagrupaban en Madrid donde la organización los hacinaba en pisos y los escondía en condiciones infrahumanas mientras preparaba la siguiente fase de su viaje.

Tráfico de personas por todo el territorio europeo

Los inmigrantes ilegales eran divididos en grupos de entre 30 y 40 personas con el fin de ser traslados a otros países europeos (Francia, Alemania o Suecia) para lo que la red de tráfico de personas contaba con la colaboración de transportistas españoles que trabajaban en empresas legales de transporte. A través de estos se fletaban autobuses que en apariencia realizaban rutas regulares de transporte pero que en determinados puntos y a petición de la organización se desviaban para dejar a los inmigrantes en los lugares en los que eran recogidos por otros miembros de la red, un trabajo por el que cobraban hasta un 30% más en el precio habitual de los billetes.

De esta manera los autobuses podían cruzar sin problema las fronteras en la mayoría de los casos y si se diera la circunstancia de que las autoridades les solicitaran la documentación, lo único que sucedería es que serían devueltos a España por no disponer de los papeles necesarios. Con todo, en muchos casos los inmigrantes también estaban en posesión de documentación falsa para la realización de estos trámites.

Las autoridades estiman que sólo en 2016 esta red de tráfico de personas habría introducido en España a 500 inmigrantes ilegales. Durante las detenciones se incautó abundante material informático, libros de contabilidad, anotaciones de personas traficadas y justificantes de transferencias de dinero internacionales.

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.