Tópico de Cáncer

libro

El uso indiscriminado de los tópicos ha marcado un antes y un después en el periodismo. Absurdos juegos de palabras, eufemismo, lugares comunes y un largo etcétera de expresiones vacías de contenido. El periodismo contagia y se deja contagiar de estas palabras que son la crónica de la muerte anunciada del buen estilo periodístico. La prensa está llena hasta la bandera de estos virus que buscan desesperadamente instalarse entre las líneas de los periodistas poco exigentes.

 En ocasiones rayan lo absurdo, convirtiendo la noticia en un espectáculo dantesco. No cejan en el empreño de arrancarle al respetable público una cerrada ovación, pero a pesar de sus denodados esfuerzos, muchos se quedarán en el camino. No hay sitio para todos y sólo los elegidos podrán llevarse el gato al agua, alcanzando los cálidos aplausos de los lectores.

Los tópicos no son rivales asequibles. Se extienden a lo largo y ancho de la prensa diaria y es tremendamente complicado hacerles frente. Uno no se da cuenta de que ponen patas arriba la información hasta que entra en la recta final del texto y descubre  que éste no ha logrado esclarecer los hechos. Entonces el juicio queda visto para sentencia. El veredicto final: nunca antes fueron necesarias tantas letras para decir tan poca cosa.

http://vagabundoperez.blogspot.com/

 

 

 

Vagabundo Pérez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.