‘The Purge: La noche de las bestias’

'The Purgue: La noche de las bestias'Libera tus instintos en una noche en la que no existen límites.

La verdadera naturaleza del ser humano es, según la película de James DeMonaco -Staten Island-, la maldad. Y la maldad tiene muchas formas de manifestarse diariamente, cuando el imperativo de la ley obliga a los ciudadanos a cumplir con un código de convivencia, a pesar de que también sea constante el deseo de saltárselo impunemente.

En un futuro, tal vez después de una tercera o cuarta guerra mundial y una vez agotados todos los mecanismos de control sobre una población enfurecida, los Estados Unidos de América resurgen de entre las ruinas de su propio orden social con la intervención de un nuevo Gobierno que asume la responsabilidad de mantener el equilibrio de la nación con una fórmula muy particular: ‘La purga’.

Una noche al año, durante doce horas, todo está permitido. ‘La purga’ es una especie de catarsis colectiva para que los ciudadanos descarguen su verdadera naturaleza sin que la ley imponga sus límites. Esa maldad inherente al ser humano, cuando nada ni nadie la controla, termina convertida en una violencia extrema e irracional.

La hipótesis que plantea The Purge: la noche de las bestias, tiene una interesante carga filosófica y moral. La idea de un mecanismo alternativo para controlar los impulsos de los ciudadanos y hacer que una nueva sociedad funcione correctamente los restantes días del año es, de por sí, el germen de un argumento atractivo. Lástima que lo más suculento de la película, esta reflexión sobre la naturaleza de las personas, se aleje por momentos de la evolución de la trama, más preocupada en muchas ocasiones por asustar al espectador que por hacer que se remueva en su asiento, incómodo y confuso ante el dilema que se le plantea.

The Purge: la noche de las bestias es solo una película entretenida, cuando podría haberse convertido en todo un ensayo acerca de lo que somos y el destino que nos espera.

 

 

Celina Ranz Santana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.